Durante 40 días personal policial realizó una investigación que derivó en dos procedimientos que se realizaron en viviendas particular, las que estaban adaptadas como viveros para la plantación de marihuana. Además se determinó que la misma era fraccionada con fines de comercialización.


Dos viviendas estaban adaptadas como viveros para plantar marihuana

Juan Carlos Kiverling y Cristian Torres quedaron imputados en una causa por tenencia de estupefacientes que tramita el Juzgado Federal de Río Grande, luego que en un procedimiento realizado el martes por personal de la Policía Provincial, Gendarmería y Aduana; se descubriera que sus viviendas estaban adaptadas como viveros donde cultivaban plantas de cannabis sativa y surgieron indicios, en la investigación, que se dedicaban a la comercialización.

En los procedimientos la Policía procedió a la detención de Kiverling, quien ya tiene antecedentes penales por casos de drogas y hasta una condena. Éste estuvo preso hasta su indagatoria que se realizó este miércoles, tras lo cual recuperó la libertad, beneficiado con la excarcelación, aunque se le impusieron reglas de conductas que debe cumplir. En el caso de Torres, fue notificado de Derechos y Garantías.

La causa se inició el pasado 28 de febrero, de este año, cuando por medio de un llamado anónimo al 101, se tomo conocimiento de la existencia de varias viviendas utilizadas como viveros de marihuana. A lo largo los 40 días de investigación, se pudieron advertir maniobras compatibles con el posible cultivo y comercio de estupefaciente.

Los inmuebles convertidos a viveros para el cultivo de cannabis sativa con fines de comercialización funcionaban en calles Díaz Chara 353, morada de Juan Carlos Kiverling; y en un departamento ubicado en calle Aeroposta Argentina 515, residencia de Cristian Torres.

En los allanamientos realizados a los domicilios antes indicados, se secuestraron: 27 macetas plásticas de diferentes tamaños y colores, las cuales poseen una planta florecida de cannabis sativa y/o derivados cada una; cerca de 680 gramos de flores de Cannabis Sativa y/o derivados; 4 balanzas digitales y cerca de 200 semillas de marihuana autoflorecientes.

También se secuestraron sistemas de iluminación, calefacción y ventilación, conformado de una gran variedad de lámparas, reflectores, alargues, balastros, enchufes; frascos plásticos con fertilizantes (sustratos, fertilizantes, abono); y dinero en efectivo: 44.500 pesos argentinos y 140 dólares.

En la vivienda de Kiverling se secuestró un arma de fuego calibre 22, con 18 cartuchos, el cual no cuenta documentación que respalde su tenencia y portación.

Ayer, el Jefe de Departamento de Investigación Compleja y Narcocriminalidad de la Policía de la Provincia, Comisario Diego Gómez, brindó una conferencia de prensa señalando que “es muy común el sistema de cultivo domiciliario, pero en este caso como se trata de comercialización está penado”.

Al hacer referencia a la participación de personal de Gendarmería y de Aduana en el operativo, dijo que “la política que tenemos en parte institucional y del Juzgado Federal es trabajar en forma mancomunada con los distintas fuerzas”.

Comentarios