Algunos fallecidos están resguardados hace casi un año y se encuentran en un depósito que no se sabe si está autorizado o no, en pleno centro de la ciudad.


Casi un centenar de fallecidos sin poder cremarse en Ushuaia

Casi un centenar de fallecidos sin poder cremarse en Ushuaia. Algunos están hace casi un año y resguardados en un depósito sobre calle Gobernador Campos.

Familiares de un hombre fallecido en Ushuaia en marzo del año pasado, cuyos restos permanecen a resguardo en bóveda a la espera de ser cremados, denunciaron que aún no han podido cumplir con ese deseo, porque la Cooperativa Eléctrica no autoriza cremaciones a la empresa Ramón Oviedo.

Sandra Sena, hija de Juan Sena -fallecido en marzo por NO COVID- y cuyos restos se encuentran momentáneamente a resguardo en bóveda en Ushuaia, contó que la familia espera que Ramón Oviedo (una de los dos empresas de servicios fúnebres locales), cumpla con lo contratado oportunamente, que es proceder a la cremación de los restos de su padre y entregarle las cenizas.

Esta situación se habría prolongado en el tiempo, ante la imposibilidad de acceder al crematorio de Río Gallegos por las limitaciones impuestas por la pandemia.

Hasta el momento, la empresa Ramón Oviedo no había podido cumplir aún con sus obligaciones, no solo con la familia Sena sino con otras 70 familias de Ushuaia y Tolhuin, argumentando que la Cooperativa Eléctrica no autoriza cremaciones de Ushuaia, salvo que los fallecidos tuvieran como causa de muerte el COVID.

La única opción que tienen los familiares para cerrar su dolor es realizar las cremaciones en la ciudad de Punta Alta, el lugar más cercano donde están dispuestos a recibir servicios de Tierra del Fuego.

Sin embargo, hace pocos días, Sandra se enteró que a través de la política se autorizó la cremación de dos personas de Ushuaia que fallecieron después que su padre. En uno de los casos “se trata de un ex combatiente a quien el crematorio de Río Grande le dio lugar. Parece que intervino una autoridad superior y ya entregaron las cenizas a sus familiares”.

“Yo hablé con las autoridades de Ramón Oviedo, me dijeron que tienen una lista de personas que están esperando ser cremadas y que a él no le autorizan cremaciones en Río Grande a pesar de que se pide todas las semanas. Hay una lista de personas y familias que quieren cerrar su dolor y no pueden”.

Además indicó que consultó ante el Gobierno Provincial si es posible intervenir ante esta situación irregular, y le dijeron que no. “Si abrieron el crematorio para personas que murieron de NO COVID como mi papá, por qué no abren para el resto de los ciudadanos?”, se preguntó.

Haciendo sus propias averiguaciones, en sepelios de la Cooperativa Eléctrica a Sandra le dijeron que están tomando turnos para la gente que fallece de NO COVID y que son unos 5 cuerpos los que se cremaron en las dos últimas semanas. Pero además le confirmaron que si quiere realizar la cremación en Río Grande, puede solicitar un turno, aunque tendrá que abonar 50 mil pesos.

“Ya resolvimos llevarlo a cremar a Punta Alta, porque nosotros ya le pagamos a Ramón Oviedo en su momento y el dinero extra que nos piden para los gastos de traslado, es mucho menos que lo que nos pide la Cooperativa Eléctrica. Lo que nosotros queremos es cerrar este dolor. En este momento tan especial que está viviendo el mundo, deberían hacerse las cosas más sencillas para todos y no solo para algunos”, concluyó.

Comentarios