El arreglo contempla el traspaso de 2 plantas y 526 empleados. “Está prácticamente cerrado”, señalaron fuentes empresarias.


las cúpulas directivas de Mirgor y Brightstar avanzaron en las negociaciones

En un día cargado de reuniones virtuales y mucha tensión, las cúpulas directivas de Mirgor y Brightstar avanzaron en las negociaciones para fusionar las dos compañías. Todo forma parte del proceso de salida del país de Brightstar, la multinacional que fabrica celulares para Samsung y LG en Río Grande. En la industria aseguran que las discusiones están encaminadas y que “el acuerdo está prácticamente cerrado”. La operación contempla el traspaso y la continuidad de dos plantas y 526 empleados directos, un tema extremadamente sensible para el gobierno provincial, los sindicatos y las dos marcas que dependen de sus servicios.

Las versiones sobre la retirada de Brightstar circulan desde hace un mes. Ayer, la compañía confirmó oficialmente que estaba buscando “un socio estratégico” para traspasarle los activos, en el marco de una estrategia global de “desinvertir en algunos mercados, entre ellos la Argentina”. La decisión de hallar un comprador se aceleró en las últimas horas y los esfuerzos se concentraron, casi exclusivamente, en el grupo Mirgor, que también produce y distribuye celulares y TV para Samsung.

Mirgor es conocida porque tiene 3 plantas, lidera el ranking de empleo industrial (2.278) y en la producción de celulares (casi 1,6 millones sobre un total de 3,7 millones de unidades en el acumulado a setiembre). El interés de Samsung es lógico.

Mirgor es un estrecho aliado de la marca coreana, porque además es dueña y administradora de 50 Samsung Store, su cadena propietaria. Samsung tiene una alianza parecida tiene con Visuar, la empresa con la cual fábrica heladeras, lavarropas y microondas en Cañuelas. Por todo eso, altos ejecutivos de la tecnológica seguían minuto a minuto el desenlace de las negociaciones.

Al cierre de esta edición y luego de varias horas de charlas, que incluyeron directivos de la casa matriz de Brightstar, las posiciones se habían acercado. “El trato es inminente, la continuidad de la empresa está asegurada y se comunicaría en las próximas horas”, señaló a este diario uno de los participantes. El principal temor, a nivel provincial y nacional, era el futuro de los empleados.

De todos modos, en la industria creen que Brightstar no está sobredimensionada ni tiene deudas. Un funcionario provincial razonó: “De los 526 empleados, sólo 405 son efectivos. El resto son contratados. Si tenés problemas, lo primero es cancelar contratos. Y después abrís un retiro voluntario. Nada de eso ocurrió en este caso”.

Comentarios