En Ushuaia se registraron 116 nuevos positivos mientras que en Río Grande fueron 175. En la capital fueguina el número de casos activos ronda los 400, y en el norte provincial son más de 1100.


Informan cifras preocupantes de la cantidad de casos positivos de COVID-19

El miércoles a última hora la Dirección de Epidemiología e Información de la Salud del Ministerio de Salud de la Provincia informó cifras preocupantes de la cantidad de casos positivos de COVID-19 registrados en Tierra del Fuego en las últimas horas.

Específicamente se informó que 116 nuevos casos se habían confirmado en Ushuaia, alcanzando un total de activos que ronda los 411 casos, mientras que en Río Grande los nuevos casos llegaron a las 175 personas infectadas, alcanzando un total de casos activos que supera los 1151. Por ahora el escenario menos propenso al virus sigue siendo Tolhuin que tiene tan sólo dos casos activos.

Desde que comenzó la pandemia allá por el mes de marzo, Tierra del Fuego ha tenido a la fecha 3642 positivos, en su mayoría recuperados, con el trágico saldo de 67 muertos en Río Grande y uno en Ushuaia.

Al respecto la ministra de Salud de la Provincia, Judit Di Giglio, dijo ayer que “el virus circula con las personas y cuanto más circulemos y menos cumplamos los protocolos más casos va a haber”.

En este sentido aseguró que “tenemos una situación diferente en la provincia” y aclaró que “comparar datos es difícil porque las ciudades son diferentes, con una evolución diferente de la curva”.

“En la ciudad de Ushuaia estamos en el período de ascenso de la curva en el cual, como se realizó en la ciudad de Río Grande en su momento, se realiza un aislamiento restrictivo, medida con la que se busca diagnosticar los casos y rastrear y aislar a todos los contactos estrechos para lograr disminuir la velocidad de transmisión en el inicio y lograr una meseta”, precisó.

Asimismo, la funcionaria insistió en que “el aislamiento es la única herramienta efectiva con la que por el momento cuenta el sistema sanitario en el mundo para disminuir la velocidad de transmisión del virus, porque no existe un tratamiento efectivo y no existe una vacuna”.

La Ministra agregó que en la ciudad de Río Grande, en el inicio de la curva, “también realizamos una cuarentena restrictiva con la que se consiguió llegar a una meseta alta donde teníamos entre 20 a 40 casos diarios; con un porcentaje de positividad en las muestras de alrededor del treinta por ciento, con un alto número de pacientes recuperados”.

“En los últimos días estamos observando un aumento en el número de casos importante en Río Grande”, consideró, y detalló que también se ve “una disminución del tiempo de duplicación de casos, un aumento del porcentaje de positividad en las muestras y un aumento de la internación nuevamente”.

“Cuando uno flexibiliza y aumenta la circulación de las personas estando el virus en circulación comunitaria, proporcionalmente aumenta la velocidad de transmisión del virus”, explicó y añadió que “venimos hace varias semanas con flexibilización de muchas actividades y eso se ve reflejado en este nuevo rebrote, que arranca de una meseta alta”.

“A esto se le suma un agotamiento de la sociedad con el cumplimiento de las medidas”, consideró, y dijo que “sabemos que están prohibidas las reuniones familiares pero constatamos a través de Epidemiología que se están realizando encuentros y reuniones sociales”.

“No se trata de culpabilizar, pero sabemos que la transmisión del virus depende de todos nosotros, sabemos que el virus circula con las personas y que cuanto más circulemos y menos cumplamos los protocolos más casos va a haber”, sentenció y subrayó que “los lugares donde se aglomeran personas son los más peligrosos”.

Comentarios