Una joven riograndense, identificada como Victoria Garay, pide poder ver a su padre enfermo terminal de cáncer que vive en San Luis y a la cual no se le permite ingresar a esa provincia sin que deba realizar la cuarentena de 14 días en un hotel.


La odisea de una fueguina a la que le negaron diez solicitudes para ingresar a San Luis a ver su padre que tiene cáncer

Victoria se hizo un hisopado dio negativo y desde San Luis le negaron la posibilidad de ingresar a esa provincia y hacer la cuarentena en la vivienda de su padre, sin tener que estar 14 días en un hotel. El padre de la joven tiene cáncer de pulmón y está con asistencia respiratoria. Ella junto a su hermana y su sobrino de 5 años quiere visitarlo para despedirse.

Tal como se conoció hace unos días con el de Solange Musse -la joven enferma de cáncer a la que su papá no pudo visitar por las medidas sanitarias impuestas en Córdoba- conmovió al país. Ahora se conoce otro caso similar pero en Tierra del Fuego.

Según relató Victoria “Una vez que los médicos nos dijeron que ya no había más nada para hacer, decidimos tramitar todos los permisos y poner en condiciones el auto para poder viajar. Desde el gobierno de Tierra del Fuego nos dieron rápido el permiso de circulación nacional, pero la mayor traba fue completar formularios del Comité de Crisis”, dijo Victoria en diálogo con TN.

“Gestioné la solicitud para salir de Tierra del Fuego y el gobernador Gustavo Melella nos otorgó el permiso inmediatamente”, dijo. A su vez, se realizaron el PCR que resultó negativo en COVID- 19. En menos de 24 horas obtuvieron el permiso de circulación nacional para viajar en automóvil a San Luis junto su hermana, Antonella y su sobrino de 5 años.

La joven -que vive en Tierra del Fuego- relató que tras presentar la documentación le dijeron que no podía ingresar por no poseer domicilio dentro de San Luis. Le negaron el permiso una decena de veces. “Luego, me sugirieron que inicie un formulario por tratamiento médico o intervención quirúrgica, pero a los 20 minutos me lo rechazaron porque la persona que tenía la patología no era la que viajaba”, explicó.

Victoria narró que se comunicó con ella un miembro del Comité de Crisis: “Me dijo que podíamos ingresar a la provincia siempre y cuando hiciéramos cuarentena en un hotel y paguemos los $73.500 del costo del alojamiento, y le contestamos que es un gasto que no podemos afrontar, más teniendo mi casa propia en San Luis”.

La joven y los familiares que la van a acompañar a San Luis decidieron también hacerse un test de COVID para demostrar que no están infectados. “Nos hicimos un hisopado porque somos conscientes de la situación y ayer nos dijeron que los resultados son negativos. Pero el mismo operario que me llamó me dijo que no lo van a tener en cuenta”, explicó.

Su padre -contó Victoria- no está en condiciones de comunicarse porque “la metástasis le tomó la cabeza”. Tiene cáncer de pulmón y está con asistencia respiratoria.

Finalmente, dijo que el caso de Solange la tocó muy de cerca porque se vieron reflejados en ese hecho y adelantó que igualmente van a viajar con su hermana y su sobrino de 5 años que no se puede quedar solo.

Concluyó: “Espero que alguien analice el caso realmente y vea que nosotras vamos con un hisopado negativo y que entendemos todos los protocolos: La salud de mi papá no entiende de protocolos. Su cuerpo ya no responde y queremos estar con él”.

El hombre Martín Garay, de 61 años, y su esposa Graciela Gatica, vivieron varios años en Tierra del Fuego, hasta jubilarse, volviéndose a San Luis de donde eran originarios, quedando sus hijas en la provincia.

Comentarios