"Hoy tenemos el stock más bajo de la historia", advirtió Germán Greco, CEO de Motorola, que cuestionó que la producción en la provincia siga paralizada por la pandemia. "Motorola tiene plantas en diversas partes del mundo, incluso en la ciudad de Wuhan. "Todas están funcionando, la única que está parada es la de nuestro socio (Newsan) en Tierra del Fuego", dijo.


El CEO de Motorola dijo que hoy tienen el stock más bajo de la historia en Newsan

“Hoy tenemos el stock más bajo de la historia”, advirtió Germán Greco, CEO de Motorola, en un artículo publicado por Clarín, en el que menciona la paralización de la producción en la industria electrónica de Tierra del Fuego.

Greco sostuvo que la situación se viene agravando con el correr de los días. “Motorola tiene plantas en diversas partes del mundo, incluso en la ciudad de Wuhan. Todas están funcionando, México, Brasil, inclusive en Manaos”.

“La única que está parada es la de nuestro socio (Newsan) en Tierra del Fuego”, remarcó.

En su informe sobre la situación del sector, Clarín hizo hincapié en que Manaos “cuenta con un régimen de subsidios muy similar al fueguino”, asegurando que dentro de Brasil “es una de las ciudades con mayor cantidad de casos confirmados de coronavirus”.

El impacto del coronavirus en la industria electrónica es múltiple, pero golpea de manera curiosa al negocio de los celulares. Si bien las ventas se derrumbaron 65%, promedio, las empresas advierten que hay un repunte por el comercio electrónico y que existe un incipiente desabastecimiento de productos y modelos clave por la paralización total de las fábricas por la cuarentena.

“Ocurre que creció fuerte la venta online pero no hay reposición porque no se produce nada desde marzo”, se lamentó un empresario al ser consultado por Clarín. En el sector coinciden en que tienen todos los protocolos sanitarios listos para retomar la producción y que sólo falta la luz verde de las autoridades. Desde Motorola y Samsung, las dos marcas líderes, aseguran que las ventas están entre el 60 y 70% del nivel previo a la crisis.

“El inventario baja y lo venimos monitoreando semana a semana”, subraya Federico Hellemeyer, titular de AFARTE, la cámara que agrupa a los fabricantes fueguinos. La situación es compleja pero perjudica sobre todo a la surcoreana Samsung y a Motorola (del grupo chino Lenovo). Entre las dos marcas concentran alrededor del 87% del mercado local. En la industria presionan por la reapertura de las plantas, una actividad que representa una tercera parte del PBI provincial y de la recaudación. Sin embargo, persiste el temor de los gobiernos (Nación y provincia) de afrontar un pico de contagios en la isla, uno de los distritos más afectados por la pandemia, especialmente en Ushuaia.

La fabricación de electrónicos arrastra problemas desde mucho antes de la cuarentena. La razón es la dependencia de los insumos chinos para producir. Ya desde comienzos de año, se registraron faltantes de kits, ya que el virus se desató en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei, donde están radicadas las más importantes fábricas de componentes.

La película, entonces, arrancó en febrero y cuando comenzó a normalizarse el abastecimiento, llegó la cuarentena criolla y frenó todo. “Llevamos un mes y medio sin producción y los kits para el armado de productos están en el puerto, en galpones fiscales y en las fábricas”, señaló Sebastián Novoa, analista de IDC.

Por si fuera poco, el gobierno provincial aplicó la cuarentena el 15 de marzo (cinco días antes que a nivel nacional), una respuesta instintiva a los primeros contagios producidos en Ushuaia. “Febrero y marzo es la temporada alta de cruceros y llegó a la ciudad una gran cantidad de turistas”, añade Hellemeyer.

Comentarios