Representan el 30% de la población carcelaria. 20 ya fueron rechazados. También hay 11 internos en huelga de hambre por el mismo tema. En Ushuaia concedieron 8 beneficios desde el inicio de la cuarentena y hay 2 presos en huelga de hambre. Según las autoridades, la situación provincial es diferente a la que se vive en otros establecimientos carcelarios del país.


Más de 30 pedidos de prisión domiciliaria en Río Grande

En Río Grande, 20 pedidos de prisión domiciliaria ya fueron rechazados. También hay 11 internos en huelga de hambre por el mismo tema.

La Justicia de Río Grande analizó pedidos de prisión domiciliaria presentados por más de 30 reclusos, lo que representa el 30 % de la población carcelaria de la ciudad, al tiempo que se conoció que 11 internos se encuentran en huelga de hambre reclamando por la misma situación.

A diferencia de la situación de Ushuaia, la Justicia hizo lugar a las solicitudes de 8 presos (aunque otros dos están en huelga de hambre) la jueza de Ejecución de Río Grande, Natalia Buitrago, no aceptó hasta el momento ninguno de los pedidos.

Buitrago explicó a FM Fuego que ya resolvió en forma negativa las presentaciones individuales de 20 reclusos de la Unidad de Detención 1, y un pedido colectivo presentado por el Defensor Mayor del distrito, mientras que otros 14 recursos todavía se encuentran bajo análisis.

La jueza también precisó que durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio se otorgaron 6 beneficios de libertad condicional y asistida, y que se analizan otros 10 pedidos de la misma naturaleza.

“La situación que se vive en las unidades penitenciarias de Buenos Aires y de muchas otras provincias es abismalmente diferente a la que tenemos acá. En general en otros distritos se excede la capacidad de los establecimientos, faltan insumos, alimentos, o espacio físico”, señaló la magistrada.

En cambio, indicó que la realidad de la unidad de Río Grande “no tiene nada que ver con eso”, ya que hay, por ejemplo, 101 internos y una capacidad total de 127.

“Estamos informados de todas las situaciones que van surgiendo dentro de la Unidad y cómo se van manejando. Tienen garantizado todo lo que es higiene, se les provee de los elementos de limpieza, higiene personal y más de lo que se les proveía antes, justamente por la intensificación de la recomendación del lavado de manos y la higiene de los espacios”, detalló Buitrago.

De todos modos, reconoció que la vida intramuros de los internos ha sido modificada como la de todos los ciudadanos, a partir de la pandemia, dado que ahora “no tienen visitas y se les han suspendido desde el inicio del aislamiento las salidas transitorias, laborales y los regímenes de semi libertad, lo que ha generado alguna situación incomodidad”, explicó.

“Se les garantizó la continuidad de la educación a través de entregarles material o de manera virtual. Por otro lado, para garantizar el tema del contacto con sus familias, se instaló una computadora con internet que es con la que se pueden hacer videoconferencias limitadas por el tiempo que antes duraban las visitas”, precisó la jueza.

Por su parte, el director del Servicio Penitenciario Provincial, Claudio Canovas, reconoció que la situación carcelaria que se vive en otros lugares del país repercutió en Tierra del Fuego, aunque aseveró que la comunidad carcelaria “está tranquila”, a pesar de las personas en huelga de hambre, a quienes “diariamente el área de sanidad hace un control y por el momento están bien”, aclaró.

En Ushuaia, al menos ocho condenados por diferentes delitos en la obtuvieron el beneficio de la prisión domiciliaria.

En cuatro casos es para que puedan seguir cursando estudios de manera virtual y en dos para que puedan asistir a sus parejas o hijos, mientras que dos presos con HIV, a pesar de no estar incluidos en grupos de riesgo por el COVID 19, igual obtuvieron el beneficio que en cada caso fue dictado por el juez de Ejecución Manuel López.

Comentarios