La decisión de no autorizar vuelos comerciales hasta el 1º de septiembre prendió todas las luces rojas del tablero de la economía fueguina. Por su condición insular, Tierra del Fuego tiene una enorme dependencia del tráfico aéreo para garantizar algunas cadenas de abastecimiento, y es el eslabón central para la prestación de los servicios turísticos.


Hay preocupación en la economía por la postergación de vuelos comerciales

Hay preocupación en la economía provincial por la postergación de vuelos comerciales.

La situación era crítica hasta hace una semana atrás, pero la postergación de vuelos comerciales puso a todos los prestadores turísticos en terapia intensiva. Hoteles, restaurantes, transporte de pasajeros, centros invernales, confitería, lavaderos y rentadoras de artículos para el turismo y de vehículos sin chofer atraviesan por estas horas un escenario de enorme incertidumbre y desesperación.

En Ushuaia, el turismo es una de las principales actividades económicas junto con el comercio, y la retracción que tendrá el sector presentará consecuencia por demás complicadas. En este momento la tasa de ocupación hotelera es cero, la gastronomía solo funciona bajo la modalidad de delivery y el transporte de pasajeros se encuentra absolutamente retraído. Pero, más allá de esto, en las próximas horas está por resolverse el futuro cercano de los centros invernales. Todo indica que, salvo alguna decisión extraordinaria, la temporada solo podría autorizarse con protocolos muy restringidos para la población local, para el caso de permitirse. Esto impactará al modo de una reacción en cadena, pero en forma negativa: Los centros invernales movilizan el alquiler de equipos e indumentaria, traslados regulares hacia los centros, excursiones, clases y toda la logística de abastecimiento. Además, fuera del horario de funcionamiento los turistas consumen servicios en la ciudad, que van desde los distintos niveles de la hotelería, la compra de ropa especializada y consumos en confiterías y restaurantes de la ciudad. Todo este amplio y diverso sector, por estas horas, aventura un escenario de altísima complejidad funcional y económica.

¨Se va a dañar la actividad, sin duda alguna. Algunas de las medidas que el Estado contemplo mediante créditos de hasta 6 meses de gracia, ya han quedado fuera de contexto, ya que la cancelación de vuelos hasta septiembre se come el plazo que el Estado imaginó para acompañar al sector¨, explicó Marcelo Lietti, de la Agencia de Desarrollo Ushuaia.

Lietti sostiene que las organizaciones especializadas en la actividad turística estiman que desde el día de reapertura serán necesarios entre nueve a quince meses para lograr la reactivación del destino, y que recién a los veinticuatro meses podrán restablecerse los niveles de ocupación ideales para cada destino.

¿Qué pasará con los pasajes emitidos?

La política vigente de Aerolíneas Argentinas y Austral se focaliza en comunicar a sus clientes que los vuelos cancelados pueden ser utilizados hasta el 30 de noviembre próximo, sin pago por cambio de tarifa ni penalidad. La empresa área indica que el vuelo debe estar terminado antes del 1 de diciembre para cumplir ambas pautas.

Para aquellas personas que opten por reprogramar a partir de esa fecha, se respetará el costo en la medida que no se utilice en una categoría superior, cambio que implicará el pago de la diferencia.

La polémica se produce frente a los pasajes emitidos en categorías que contemplaban la devolución, puesto que ambas empresas desconocen por el momento esa posibilidad. Los reembolsos, indican, solo se efectuarán sobre pasajes emitidos con millas, y solo dentro de los próximos meses. Argumentan que el volumen de trabajo impide el reintegro en el corto plazo.

Esta situación es sumamente compleja, porque un número considerable de pasajeros no logra reprogramar sus tickets ya emitidos y ha tenido que adquirir nuevos boletos, como en la mayoría de los casos de quienes regresaron en los vuelos especiales a Tierra del Fuego. Por último, desde las empresas aéreas no brindan mayor información sobre próximos vuelos para terminar de regresar a la Provincia a aquellas personas que aún no han podido regresar de ciudades de los distintos puntos del interior del país. La situación se presenta sumamente complicada para los estudiantes fueguinos, principalmente para aquellos que quieren regresar a cumplir la cuarentena con sus familias y están estudiando en las provincias de Córdoba, Tucumán, Mendoza, entre otras. Los vuelos que se concretaron hasta el momento, en su totalidad, partieron desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Comentarios