Desde el Juzgado de Instrucción a cargo del juez Daniel Cesari Hernández, confirmaron que los resultados de ADN dan una certeza del 99,99% que los restos óseos encontrados en noviembre en la zona del Cerro Michi en cercanías de Tolhuin, son de Nicolás Duarte Luna, el joven que estaba desaparecido desde el 30 de abril del año pasado y era intensamente buscado.


Los restos óseos en Tolhuin son de Nicolás Duarte

Con una certeza del 99,99% el cuerpo de médicos forenses de la provincia y del equipo argentino de Antropología Forense, confirmaron que corresponden a Nicolás Duarte Luna los restos humanos que se encontraron el 10 de noviembre del año pasado, en un descampado ubicado cerca del Cerro Michi en proximidades de Tolhuin.

Con los resultados del cotejo de ADN, la fehaciente identificación de los restos de Duarte Luna fueron comunicados por el Juez de Instrucción, Daniel Cesari Hernández al padre del joven que era buscado en Tolhuin, luego de haber desaparecido el 30 de abril del año pasado, iniciando una caminata sin destino fijo.

El padre, Carlos Duarte, esperaba la confirmación de los resultados del ADN con mucha expectativa, indicando que de ser los restos de su hijo, pretendía recuperarlos para poder darle cristiana sepultura, en medio del intenso dolor y toda la incertidumbre que rodeo la desaparición de su hijo.

Cabe indicar que Nicolás Duarte Luna llegó en diciembre del 2018 a nuestra provincia. Primero estuvo en Río Grande y luego se mudó a Tolhuin, donde tocaba la guitarra en algunos pubs, pero su situación económica no era buena y había caído en un estado de depresión.

Carlos contó que la familia se estaba preparando para viajar hasta Tierra del Fuego y llevarlo devuelta a su lugar de origen, que era en Berisso, provincia de Buenos Aires, “pero no nos dio tiempo a llegar”; reflexionó.

Ayer, en un comunicado oficial emitido desde el Poder Judicial, se informó que en el marco de la causa 34231/19 caratulada “Duarte Luna, Carlos Nicolás s/ Presunto Ilícito de Acción Pública en su Contra”, en el día de la fecha se han recibido la totalidad de los resultados de las pericias dispuestas en la investigación.

Se confirmó que las pericias estuvieron a cargo del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de la Provincia y del Equipo Argentino de Antropología Forense.

“Los resultados han permitido concluir que los restos humanos hallados en jurisdicción de la Localidad Fueguina de Tolhuin el 10 de noviembre de 2019, corresponden a quien en vida fuera el señor Carlos Nicolás Duarte Luna, con una probabilidad del 99,99 por ciento”, dice el comunicado.

En la información oficial se asegura además que “no existe ningún elemento objetivo que vincule al hecho con una acción delictiva”.

Antecedentes del caso

El 30 de abril, Carlos Nicolás Duarte Luna, salió de la cabaña donde se alojaba para hacer una caminata y no regresó. Según el dato aportado por testigos y manifestado luego por familiares que radicaron la denuncia de búsqueda de paradero, el joven salió a caminar y nunca regresó a su lugar de alojamiento.

Los primeros indicios llevaron a iniciar la búsqueda en la zona conocida como “Laguna Varela y Reserva Laguna Negra”, aunque durante el fin de semana los efectivos rastrillaron lugares más alejados, entre ellos, “la zona de las Termas del Río Valdez, Villa Marina y la cabecera del Lago Fagnano”.

El juez Césari Hernández sostuvo que la búsqueda de Nicolás Duarte Luna sólo se interrumpió por las nevadas y estaba centrada dentro de un perímetro de 200 kilómetros cuadrados por lo que en cada búsqueda, intervinieron equipos de entre 15 y 20 personas. Según el magistrado, hubo 70 actividades de búsqueda.

El domingo 10 de noviembre, del año pasado, unos motociclistas que realizaban una travesía por la zona boscosa de Cerro Michi, se toparon con un esqueleto humano y dieron inmediato aviso a las autoridades policiales.

El lugar donde se encontraba el esqueleto era un lugar de bosque muy cerrado, con un colchón de 2 o 3 centímetros de hojas en el piso, camuflado al punto que a 5 o a diez metros no se podía ver.

El esqueleto no se encontró completo, sino que había partes óseas diseminadas en el lugar y el trabajo se dio por concluido cuando se logró la recolección total de los mismos. Además explicó que los restos estaban desprovistos de ropaje y que se recuperaron algunas prendas que también estaban diseminadas en muchos lugares y muy destruidas. “Eso nos da la pauta de la acción depredadora de animales, aunque no se puede establecer el momento de la depredación”, explicó en ese entonces el Juez Daniel Cesari Hernández.

Comentarios