Se trata del “Galileo”, perteneciente a la Fundación Malvinas Argentinas de Bahía Blanca. La expedición es liderada por el ex combatiente Nilo Navas, quien junto a la misma tripulación ya realizó otras travesías en el Atlántico Sur. Esta vez esperan llegar a la escuela 38 de la Base Esperanza, entre otros destinos de la zona.


Hoy zarpa el velero con el ex combatiente de Malvinas

Hoy zarpa desde Ushuaia el velero con el ex combatiente de Malvinas.

El sobreviviente del hundimiento del “Crucero General Belgrano” durante la guerra de Malvinas, Nilo Navas, iniciará hoy desde Ushuaia y junto a otros cuatro tripulantes, una travesía en velero a la Antártida Argentina.

El ex combatiente y miembro de la “Fundación Malvinas Argentinas” de Bahía Blanca viajará en el “Galileo”, la embarcación de 11 metros de largo que está fondeada en el muelle náutico de la capital fueguina desde que los mismos expedicionarios concluyeron su última incursión a Isla de los Estados en febrero de 2019.

Esta vez, el grupo protagonista de otras hazañas náuticas, se propone cruzar navegando a vela el peligroso Pasaje de Drake (de unos 1200 kilómetros de extensión) para llegar a varias bases antárticas, entre ellas la “Base Esperanza” donde funciona la escuela provincial 38 “Presidente Raúl Alfonsín”, dependiente del gobierno de Tierra del Fuego y considerada la más austral del país.

Navas, líder de la expedición y dueño del barco, será acompañado por el capitán Andrés Antonini, el piloto Damián Galera, el patrón navegante Matías Miguez y el contramaestre Mario Monserrat.

“Es un proyecto que venimos planificando desde hace tres años y que tuvo campañas intermedias con cada vez mayor complejidad. Venimos con una gran expectativa y con la misión de seguir dejando un mensaje de reafirmación de la soberanía en todo su territorio bicontinental”, afirmó el veterano de guerra.

A poco de aterrizar en Ushuaia, y ya en el muelle donde está anclado el “Galileo”, Navas contó que para la preparación de la travesía tuvieron que realizar cursos de navegación en hielo, mejorar sus conocimientos sobre la cartografía y meteorología de la zona, y consultar a numerosos expertos antárticos.

“A través de la Dirección Nacional del Antártico, que nos dio todo su apoyo, tuvimos que aprobar una serie de requisitos en materia ambiental, vinculados con el tratamiento de residuos, la fauna autóctona y otros temas. Fue complejo pero cumplimos con todo”, señaló el titular de la Fundación Malvinas Argentinas.

El velero tiene previsto partir hoy desde Ushuaia si las condiciones meteorológicas lo permiten: “la idea es aprovechar al máximo la ventana climática porque a nuestra velocidad (unos 8 kilómetros por hora) y navegando la mayor parte a vela, tardaremos entre 4 y 5 días para cruzar el Drake. Después habrá que cuidarse de los hielos flotantes y navegar siempre de día”, relató Navas.

El grupo prevé llegar hasta la escuela de la Base Esperanza, donde entregarán obsequios y llevarán su mensaje de reivindicación de la causa Malvinas.

Navas lideró la expedición que el 14 de enero del año pasado partió del puerto de Ingeniero White (en Bahía Blanca) y llegó a Isla de los Estados para fundar una biblioteca temática en el mítico Faro del Fin del Mundo, bautizada como “Héroes de Malvinas 1982”.

En ese lugar dejaron 150 libros relacionados con temas de soberanía donados por personas de todo el país y del exterior, además de participar de una invocación religiosa realizada por radio desde el rompehielos Almirante Irizar.

En el trayecto enfrentaron temporales con ráfagas de 80 nudos, como el que los obligó a guarecerse en la entrada al Canal Beagle, y remolcaron durante 12 horas a otro velero con problemas mecánicos que encontraron a la altura de la provincia de Chubut.

En 2017, Navas y su tripulación fueron protagonistas de otra aventura en el Atlántico Sur, cuando a bordo del “Galileo” llegaron hasta el sitio exacto donde fue hundido el Crucero General Belgrano durante la guerra de Malvinas, y arrojaron al mar una caja con cartas de familiares de las víctimas.

También lanzaron al agua una botella con el logo de la Fundación Malvinas y un mensaje escrito en español e inglés, que rinde honores a los soldados que perdieron la vida durante el conflicto bélico con Gran Bretaña.

La ceremonia se realizó en medio de “olas gigantes y dentro de un mar embravecido que casi imposibilitaba la navegación”, recordó Navas.

“Fueron recuerdos que se me vinieron todos de golpe. Soy arriesgado, desde siempre. Y más todavía cuando se trata de defender la causa Malvinas. Eso no lo puedo cambiar”, afirmó el veterano de guerra que ahora se propone llegar y recorrer la Antártida.

Comentarios