El campeón mundial de levantamiento de pesas, Marcos Martínez, fue detenido en la ciudad de Ushuaia y acusado del intento de homicidio de su pareja, quien cayó desde el tercer piso del hotel donde ambos se alojaban, informaron fuentes judiciales y policiales.


El pesista Marcos Martínez fue detenido por el intento de femicidio de su pareja

El pesista Marcos Martínez fue detenido por el intento de femicidio de su pareja.

El reconocido deportista Marcos Martínez, varias veces campeón del mundo en levantamiento de pesas, quedó detenido durante la madrugada de ayer en Ushuaia acusado de tentativa de homicidio, luego de que su pareja cayera de un balcón. El episodio ocurrió cerca de las 17 horas del lunes en el hotel Mónaco, ubicado en el centro de la capital fueguina. “Según la información que se le aportó al personal policial que llegó al lugar, en el balcón del hotel, en el tercer piso, había una mujer a punto de caer al precipicio. De acuerdo a varios testimonios, su pareja, que hoy está detenido, bajó hasta el primer piso y allí la contuvo. Si fue él quien la arrojó o no es materia investigativa. Se requirió la presencia de una ambulancia para su atención y luego fue trasladada a sede sanitaria”, informó el comisario Darío Rodríguez, jefe de prensa de la Policía de Ushuaia.

La pareja del deportista no sufrió lesiones de gravedad, aunque sí golpes en diferentes partes de su cuerpo. Luego de recibir el alta, fue trasladada a la Comisaría de la Mujer y se determinó la aprehensión de Martínez, quien quedó incomunicado y a disposición del Juzgado de Instrucción N° 1 del Distrito Judicial Sur, a cargo del doctor Javier Ignacio de Gamas Soler.

Horas antes del incidente en el hotel que puso en riesgo la vida de su pareja, Martínez había protagonizado otro hecho relacionado con la violencia de género: este lunes por la mañana, el vuelo N° 2849 de Aerolíneas Argentinas, que tenía previsto unir Río Grande con la Ciudad de Buenos Aires, estaba carreteando en la pista, cuando se activó el protocolo de seguridad porque, según los testigos, el pesista habría tomado del cuello a su acompañante; hecho que generó la suspensión momentánea del viaje y el regreso de la aeronave a la terminal.

“Los dos pasajeros fueron instados a descender de la aeronave y se le dio intervención a la Policía de Seguridad Aeroportuaria”, informaron desde Aerolíneas. La causa por la agresión recayó en Juzgado de Instrucción N° 1, a cargo de Daniel Cesari Hernández. Sin embargo, la mujer “no quiso denunciar”, según le comentó el juez a Infobae. Al tratarse de lesiones leves, el hecho quedó encuadrado como de “instancia privada”. Y, por el ataque, Martínez sólo recibió una sanción por parte de la aerolínea, que le impide viajar por un año.

En consecuencia, se trasladó desde Río Grande a Ushuaia y sacó pasajes en otra empresa, con el fin de viajar hoy. Terminó detenido, acusado de intentar matar a su pareja. “Estaba nervioso por la situación y porque perdía otro vuelo”, apuntó el comisario Rodríguez.

Martínez es una referencia en el mundo del levantamiento de pesas: fue campeón mundial en potencia en Eger 2013, Puerto Iguazú 2014 y Las Vegas 2015; y en Trutnov 2017, en despegue con equipo (325 kilos, en Senior); y en despegue raw (300,5 kilos, en Master 1), siempre hasta 100 kilos de peso corporal. En octubre de este año, en San Pablo, compitió en Campeonato Pro Liga Mr. Olympia 2019 y se coronó campeón en la categoría Master 1.

“Entendemos que también hubo una agresión en el hotel, donde la mujer, en un intento de evitar una mayor agresión, se acercó a la ventana y resbaló”, le indicó el secretario de Seguridad de la provincia Javier Eposto a FM Pueblo. «Se están levantando registros fílmicos de comercios aledaños para determinar qué pasó. La señora inicialmente declaró una cosa, pero después cambió la declaración. Lamentablemente muchas mujeres que son víctimas de violencia de género modifican su declaración, por el miedo que tienen ante una persona violenta. Con el registro fílmico podremos saber realmente lo que pasó”, subrayó.

En efecto, si bien cada vez son más las mujeres que se animan a denunciar, otras tantas no, por varios motivos. O no identifican la violencia como tal, o temen al regreso a la casa que comparten con el agresor, o prefieren mantener la situación que sufren en silencio por falta de confianza en el sistema judicial, por la vergüenza social que genera el episodio, o por los daños psicológicos que el maltrato les ha provocado a lo largo del tiempo.

“Si hubiésemos accionado inicialmente no hubiese ocurrido lo que ocurrió en Ushuaia. Estamos hablando de una mujer que estuvo internada en el hospital y podría haber sido otro femicidio en nuestra provincia”, concluyó Eposto.

Comentarios