La directora municipal de Tenencia Responsable, Daniela Díaz, confirmó que existe un grave problema debido a los perros sueltos en los distintos barrios de Río Grande. Fue luego de que empresas de reparto manifestaran sus quejas por la situación de la Margen Sur. Dijo la funcionaria que hay un promedio de entre uno y tres perros por familia, los cuales en su mayoría viven en la calle a pesar de tener dueños.


Hay sectores con hasta quince perros por cuadra en la calle

Hay sectores con hasta quince perros por cuadra en la calle.

«No sólo hay gente que está haciendo repartos de boletas y se queja de los ataques de perros, también los recolectores de residuos reclaman», precisó la funcionaria en declaraciones a Radio Fueguina. Asimismo, agregó que «no sólo es un montón en cantidad sino que es un montón dejarlos sueltos, porque si hay diez casas por cuadra y los dejan sueltos, terminan siendo hasta quince perros por cuadra».

Díaz remarcó que el Municipio realiza controles permanentes, capturas y castraciones, e incluso se efectúa el traslado de los animales para las intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, destacó que los vecinos se comportan de forma desaprensiva: «Falta que tome conciencia la gente, de que son seres vivos, de que necesitan atención veterinaria, que necesitan un cuidado y necesitan contención».

También, agregó que «el perro suelto es un problema para el perro en sí, para la vida del animal; ya que corre el riesgo de mordeduras entre sí, de atropellos, de enfermedades, de maltrato también porque hay mucha gente que está cansada y los golpea para poder pasar, o que los termina lastimando porque la gente ve el maltrato como una manera de defenderse».

«Entre los problemas, puntualizo aquellos que padecen el vecino que no puede caminar, los chicos que salen a jugar, los chicos que salen al colegio, los recolectores de basura, el aguatero en el sector de la Margen Sur, entre otros».

Para conluir la nota, Díaz señaló que se trata de «una tarea muy difícil», ya que «la sociedad no toma conciencia». «Por cuadra hay uno o dos vecinos que sí toman conciencia y tienen los animales en buen estado, como tiene que ser y con una tenencia responsable, pero también se ven fastidiados por la falta de responsabilidad de sus vecinos».

 

 

Comentarios