El Foreign Office dijo que no hará especulaciones sobre las medidas que tomará Alberto Fernández si llega al poder; fue una aclaración ante la idea del Frente de Todos de revisar los acuerdos bilaterales.


El Reino Unido dijo estar listo para trabajar con el presidente que sea elegido

Un día después de que se revelara que el equipo de Alberto Fernández tienen la idea de revisar en un eventual gobierno todos los acuerdos bilaterales sellados con Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico respondió en clave diplomática: “El Reino Unido está listo y dispuesto a trabajar con el gobierno que resulte elegido por el pueblo argentino.”

Ante una consulta sobre la idea del kirchnerismo de revisar todos los acuerdos que incluso contemplen el “paraguas” de discusión de la soberanía en las islas, voceros del Foreign Office dijeron: “No podemos especular sobre cuál será el resultado de las elecciones ni cuáles podrían ser las medidas del gobierno argentino en el futuro”.

En tanto, añadieron escuetamente que “el Reino Unido está listo y dispuesto a trabajar con el gobierno que resulte elegido por el pueblo argentino”.

De esta manera, la diplomacia británica se mostró abierta a dialogar con el próximo presidente, sea cual fuere, y no quiso entrar en una polémica con Alberto Fernández.

No obstante, en Londres recibieron con preocupación las ideas de los asesores internacionales de Fernández sobre la revisión de todos los acuerdos bilaterales. El gobierno no responderá por ahora a los planteos del Frente de Todos. Gran Bretaña tenía previsto enviar a la asunción del nuevo presidente a un destacado funcionario del primer ministro Boris Johnson, un entusiasta dialoguista del caso Malvinas. Ahora todo ello esta puesto en dudas.

Ayer, el embajador británico en la Argentina Mark Kent participó de la cena del Coloquio de IDEA en Mar del Plata y no quiso hablar sobre la polémica desatada en torno a la eventual revisión de los acuerdos con el Reino Unido en torno a Malvinas. Pero tanto Kent como el embajador Edward Prado deslizaron en un encuentro con empresarios su preocupación por las eventuales políticas que tome un nuevo gobierno en la Argentina.

Los referentes de Alberto Fernández en política exterior adelantaron que en un eventual gobierno del Frente de Todos se revisarán todos los acuerdos sellados con Gran Bretaña. Esto incluirá el Tratado de Madrid de 1989, del que este mes se cumplen 30 años, de la firma liderada en Argentina por el entonces presidente Carlos Menem. Allí se planteó por primera vez la idea de establecer un “paraguas” diplomático alrededor del debate de soberanía para avanzar en otros temas de la agenda bilateral como el comercio, la pesca la exploración de hidrocarburos y el turismo en las islas.

También está contemplada la posibilidad de redefinir todo lo escrito por el gobierno de Mauricio Macri con la administración de la ex primer ministra Theresa May que en 2016 sellaron el comunicado Duncan-Foradori como ampliación del Tratado de Madrid con la misma salvedad de no entrar en el debate de soberanía.

Durante el debate presidencial del domingo pasado Alberto Fernández dijo, señalando a Macri, que “en estos años, el Gobierno se ocupó mucho de hacer comercio con el Reino Unido sobre las Islas Malvinas” y que “se olvidó” de la soberanía.

A la vez, en ese mismo debate el candidato presidencial del Frente de Todos añadió: «Allí quedaron más de 600 soldados que dieron la vida por la soberanía Argentina. En memoria y respeto de todos ellos me voy a ocupar de que las cosas sean distintas», sostuvo.

Ayer, Alberto Fernández eludió hablar del tema y hubo silencio de radio en todo el frente kirchnerista. De hecho Infobae intentó contactarse antes y después del artículo que publicó con el candidato del Frente de Todos pero no hubo respuesta.

Jorge Argüello, uno de los referentes de Fernández en política exterior, dijo días atrás en una columna publicada en el diario Perfil que es momento de «discutir y consensuar nuevas políticas» con Gran Bretaña en torno a Malvinas.

A la vez, Argüello participó en Ushuaia del encuentro “A 30 años del Acuerdo de Madrid I: Repensar una nueva estrategia nacional para Malvinas”. Allí estuvieron también la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, y el excanciller Rafael Bielsa, alineados todos con Alberto Fernández. Y en ese seminario se volvió a hablar del tema de “revisar” los acuerdos sellados con el Reino Unido por las islas Malvinas.

«En la Argentina que viene la defensa de la soberanía nacional será una cuestión central y estamos convencidos que con Alberto la cuestión Malvinas volverá a ser una política de Estado», indicó la gobernadora fueguina.

En tanto, la ex embajadora de Cristina Kirchner ante el Reino Unido, Alicia Castro se refirió ayer a los tratados firmados entre el gobierno y Gran Bretaña: “no tengo duda que Alberto Fernández y Cristina van a revisar los acuerdos que el gobierno de Macri hizo con el Reino Unido para explotar recursos naturales”.

La ex embajadora argentina en Londres, que llevó adelante una dura política de confrontación con Gran Bretaña, agregó ayer en declaraciones radiales que “la Argentina le está brindando información a la corona británica en Malvinas, se entregaron cuencas petroleras a pocos kilómetros de la Antártida a empresas que operan clandestinamente” y sostuvo que “el gobierno de Macri lo que ha hecho es confirmar la presencia del usurpador en nuestras islas”.

Comentarios