El mandatario argumentó que son de gran importancia "para que la producción se sostenga”. “La industria es el verdadero generador de trabajo y el pilar que permite el desarrollo de las naciones", sostuvo.


El Presidente Alberto Fernández admitió hoy que la preocupación de su administración es que “la producción no se detenga por la falta de dólares”.

Lo dijo en el marco de la escasez de insumos que enfrentó la industria automotriz  arriesgando la producción por falta de autopartes importadas.

“Está en nuestra cabeza como preocupación central que la producción argentina no se detenga por la falta de dólares”, subrayó Fernández. Lo señaló  al encabezar un acto en la planta de Nissan en Córdoba junto al gobernador local Juan Schiaretti.

“El gran secreto de que el crecimiento se sostenga es contar con el financiamiento de dólares adecuados para que se puedan importar las partes que hagan falta para la producción del auto o de muchos autopartistas”, marcó Fernández.

En este sentido celebró el crecimiento de la industria automotriz: “Que los autos argentinos sean competitivos en el mundo nos permite que ingresen dólares, que tanto necesitamos para que la producción se sostenga”.

El trabajo como prioridad

La industria es el verdadero generador de trabajo y el pilar que permite el desarrollo de las naciones. Para nosotros ponerla de pie es una obligación que tenemos como Gobierno nacional. La Argentina nunca más debe resignarse a ver caer la industria, debe impulsarla con políticas activas, debe ayudarla a crecer”, subrayó.

En esa línea, el mandatario destacó: “Lo que más nos preocupa es que todos y todas tengan un trabajo, porque el trabajo dignifica. Sabemos lo que representa el trabajo en una sociedad y lo que significa para una persona y una familia”.

Estamos recuperando poco a poco el salario real, pero debemos hacerlo más rápidamente porque este programa económico supone producción, garantizar el empleo y la correa de distribución del ingreso que es un trabajo mancomunado que todos debemos hacer”, destacó el jefe de Estado.

“Para que el salario real pueda crecer y pueda valer hace falta un trabajo denodado. Siempre cuento lo mismo para que sepamos lo que nos pasa y podamos cuidar lo que logramos: entre 2003 y 2015 el salario real en la Argentina creció 19 puntos. Ahora, entre 2015 y 2019 el salario real se cayó 20 puntos. Lo que tardaron 12 años en conseguir se perdió en 4″, sentenció.

Comentarios