El índice de pobreza retrocedió al 37,3% en el segundo semestre del año pasado. De esta manera, más de 920 mil persona salieron de esta situación, respecto al 2020. Sin embargo, la población infantil sigue siendo la más afectada.


En el segundo semestre de 2021 la pobreza se redujo más de tres puntos porcentuales, y pasó de 40,6% al finalizar la primera mitad de ese año a 37,3%. Así lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

En tanto, la indigencia alcanzó al 8,2% de la población, mismo porcentaje que había registrado en la medición previa incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos realizado por el organismo censal.

El costo de la canasta básica total (CBT) trepó en el segundo semestre del año anterior a 74.059 pesos. Se trata del monto mínimo necesario para que una familia de cuatro miembros no sea considera bajo el umbral de la pobreza.

En tanto que la canasta básica alimentaria (CBA) para un grupo familiar similar era de 46.712 pesos,  quienes no alcancen esa cota abandonarán la pobreza para caer en la categoría de indigentes.

Datos del AMBA

En el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se da una situación con contrastes. Por un lado en la ciudad autónoma se registra una pobreza e indigencia que alcanzan al 10.8 y 1.8% de los hogares. Mientras en el conurbano esos indicadores aumenta a más del triple y trepan al 33 y al 8% respectivamente.

Es decir que el 18.7% de las personas que viven en la capital y el 52.8% de los moradores del conurbano están debajo de la línea de la pobreza.

Impacto en la Infancia

Respecto a los grupos etarios según condición de pobreza, el informe destaca que más de la mitad (51,4%) de las personas de 0 a 14 años son pobres, mientras el porcentaje total de pobres para los grupos de 15 a 29 años y de 30 a 64 años es de 44,2% y 32,6%, respectivamente. En la población de 65 años y más, el 13,0% se ubicó bajo la línea de la pobreza.

Según dieron a conocer esta tarde desde el Indec: “En promedio, el ingreso total familiar aumentó un 23,8%, mientras que las canastas regionales promedio aumentaron 17,9% (CBA) y 16,5% (CBT). Es decir, los ingresos en el período estudiado aumentaron más que las canastas, lo que explica la reducción de la tasa de pobreza e indigencia del conjunto de la población en el promedio del semestre” .

También te puede interesar:

Alberto Fernández: “Vamos en el camino correcto”

Comentarios