Lo aseguró en el CCK, al presentar la agenda temática federal y productiva” del Consejo Económico y Social. En este contexto llamó a “darle una oportunidad al diálogo" y reconoció que “el mayor problema que tiene la Argentina es la inflación”.


El Presidente Alberto Fernández encabezó esta tarde la presentación de la Agenda Temática Federal y Productiva anual del Consejo Económico y Social (CES) y pidió “darle una oportunidad al diálogo”.

Durante el acto en el Centro Cultural Kirchner (CCK), el jefe de Estado realizó un balance de la situación actual y afirmó que el Gobierno “sabe dónde quiere ir”.

“Vamos en el camino correcto. Tenemos un modelo que no ocultamos, sabemos dónde queremos ir: no esperen de nosotros ajustes ni retracción de la economía”, sostuvo. Además calificó a la inflación como el “mayor problema” argentino.

” Tenemos un modelo que no ocultamos, sabemos dónde queremos ir: no esperen de nosotros ajustes ni retracción de la economía”, marcó. En la misma línea estimó que si la reactivación no se traduce en una “distribución más justa” es porque “la inflación mete la cola”.

En ese sentido, y luego de criticar al capitalismo especulativo, sostuvo que si bien el “escenario internacional” complica el panorama, de “los 50 puntos de inflación” en Argentina, sólo “diez que tienen que ver con la guerra”.

Según él, “el capitalismo necesita que la gente consuma. Un capitalismo que prescinde de los consumidores, se suicida”.

Al respecto aclaró que el abordaje de la problemática inflacionaria “no se pudo hacer antes” porque “el escenario no estaba dado” por las negociaciones con los acreedores privados y el FMI.

Ante los aplausos de representantes de los distintos sectores empresariales, gremiales y de movimientos sociales, el Presidente destacó: “Argentinos, démosnos una vez la oportunidad al diálogo”. 

Este discurso se da luego del anuncio de un proyecto de la bancada oficialista para penar la fuga de capitales y procurar dinero girado ilegalmente al exterior para integrar un fondo para pagar la deuda. En este sentido Fernández afirmó que la Covid-19 “puso en evidencia la inutilidad de la lógica de la especulación financiera, porque todo desapareció en un minuto, y la inversión productiva quedó en pie”.

“Tenemos que construir otra realidad”, pidió Alberto y llamó a poner atención a la “economía popular que incluye a millones de personas y a la hay que darle un marco regulatorio”.

Luego estimó que las transformaciones deben tener perspectiva de género y contemplar el drama de un cambio climático que “no es del futuro” sino que complica la “vida del presente”.

En ese sentido, consideró al país “acreedor ambiental”, una pelea a dar en el mundo, tal “como el de las sobretasas en el FMI”.

En tanto el diputado Sergio Massa estimó que el Consejo Económico y Social es “la foto de esa Argentina que construye acuerdos”.

“Después de superar las crisis, la pandemia, la deuda, la guerra, tenemos la obligación de ponernos el objetivo de la construcción de la Argentina de mañana. Muchas veces se frustra porque la pelea nos transforma en amigos y enemigos sin escuchar las razones”, estimó.

El acto fue para la presentación de los principales avances del diálogo establecido en el CES que conduce el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y el plan Argentina Productiva 2030, dado a conocer por el ministro de Desarrollo, Matías Kulfas.

A su turno, Beliz planteó que “el acuerdo y el consenso es posible” y que “la idea es recomenzar mejores en una Argentina querida, lo que significa poner un oído en la periferia y en los descartados, renunciar a los egoísmos del poder, a la trampa ideologizada y a la autorreferencia de la figuración”.

“La comunidad organizada” envió una señal a todos los que conforman el Consejo, “siendo que la única opción en la actualidad es la amistad social o la dependencia”, añadió.

“La Argentina de lo posible se ensancha todos los días con la inventiva popular que apunta a mejorar desde la amistad social y el trabajo silencioso que busca tejer armonía comunitaria y no con peleas crónicas ni emociones provocadoras, que generan discordias y dividen”, sentenció.

Para cerrar Kulfas dio a conocer los principales objetivos a 2030, entre los que se destacan la intención de generar dos millones de puestos de trabajo asalariados formales en el sector privado, sacar a nueve millones de argentinos de la pobreza y crear más de 100 mil empresas formales.

Fuente: Télam

Comentarios