En la provincia más austral del mundo rige, desde 2013, la ley de licencia para empleados estatales varones quienes reciben licencia por paternidad. La tendencia del padre presente.


Cada vez más, los padres buscan estar más presentes ante la llegada de un hijo.  En la administración pública de Tierra del Fuego, están equiparados los derechos desde 2013 y la provincia es considerada de ejemplo en congresos de derechos civiles y artículos periodísticos. Más aún cuando la tendencia crece.

“Salvo darle el pecho, todo lo demás también lo puedo hacer yo. Me levanto a la mitad de la noche si llora, le cambio los pañales, lo baño. Todo lo que haga falta”, dice Scott Lymann, un profesor de literatura inglesa que vive en San Isidro con Fernanda, su mujer, y que acaba de convertirse en padre de Félix, que nació el 5 de este mes.

Atender al bebe y a Emilia, de dos años y medio, es una tarea compartida. Eso queda claro para esta pareja. Por eso, Lymann logró organizarse en su trabajo para estar presente los primeros días y después también. Se tomó vacaciones y hasta le pidieron a la niñera que hiciera lo mismo.

“Estamos convencidos de que es muy importante que los dos padres estemos presentes durante los primeros tiempos de nuestro hijo. Por eso decidimos dedicarnos full time a cuidarlos y a atenderlos”, cuenta.

Ellos tienen 15 días de licencia por paternidad y 10 días más si tuvieron mellizos. Superados los 90 días iniciales de la licencia de la madre, pueden optar por repartir entre el padre y la madre los otros 90 días que les otorga la ley.

Se busca fomentar tanto que los recién nacidos queden al cuidado de sus padres como poner en igualdad de condiciones en el mercado laboral a las mujeres, muchas veces víctimas de discriminación durante su edad fértil.

También hay empresas que, más allá de lo que diga la ley, les otorgan licencias por paternidad a sus empleados. Es el caso de la multinacional Natura, una empresa de cosmética, que les da a sus empleados 40 días de licencia remunerada por paternidad, un beneficio que se extiende también para casos de adopción y para las parejas del mismo sexo.

“La iniciativa está en línea con nuestros esfuerzos para promover la equidad de género en la gestión de nuestra organización. Pero también es, sin duda, una manera de reconocer un nuevo contexto social, del cual las empresas no podemos ser ajenas. El impacto hasta el momento ha sido muy positivo”, dice Mariana Talarico, gerente de Recursos Humanos para América latina de Natura.

Comentarios