El párroco, especialista en derecho canónico, basó la homilía para hablar de la crisis que vive Tierra del Fuego ante la atenta mirada de la gobernadora Rosana Bertone y del intendente de Ushuaia, Walter Vuoto.


TEDEUM. Moschetta frente a la gobernadora Bertone y ante los ojos de Dios.

TEDEUM. En la Iglesia Stella Maris, Moschetta filoso frente a la gobernadora Bertone, y ante los ojos de Dios.

Ayer al mediodía, previo al acto oficial previo a cumplirse 200 años de la Declaración de la Independencia firmada en San Miguel de Tucumán en 1816, se realizó el Tedeum en la capilla Stella Maris ubicada en el ingreso a la Base Naval y con una capacidad para 100 personas.

El Sacerdote Aldo Moschetta utilizó gran parte de la hora que duró la reunión religiosa para hacer un fuerte análisis de la situación crítica que se vive en Tierra del Fuego. El cura, especialista en derecho canónico, sorprendió al hablar de que los gobernantes debían dejar los juicios personas de lado, las ideologías políticas y trabajar en un interés personas más alto, lejos de lo sectorial, en pos de la unión.

En la primera fila de bancos, estaban la gobernadora Rosana Bertone (sentada en una silla aparte), a su derecha el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, y a su izquierda el vicegobernador Juan Carlos Arcando. Mientras lo miraban, Moschetta pidió que todos debían arrepentirse porque había sido horroroso por las situaciones que se vivieron por la crisis política que vive la provincia.

De la homilía participaron dos pastores evangelistas y un representante de la religión Adventista. Cada uno hizo una oración con un motivo en particular, algunos pidieron por la salud del presidente Mauricio Macri, otro por el futuro de Ushuaia, la concordia y el destino de Tierra del Fuego.

Estuvieron presentes la Presidente del Superior Tribunal de Justicia, Doctora María del Carmen Battaini,  el Comandante del Área Naval Ushuaia, contralmirante Luis Enrique López Mazzeo, y legisladores de los diferentes partidos políticos.

 

Comentarios