La hija menor del matrimonio Kirchner dio un reportaje exclusivo a la Revista Paco. Denunció persecución de los medios, dijo que Cristina se mete en su vida como cualquier madre, explicó su decisión de no amamantar y se mostró a favor del aborto.


_MG_4116plpl(1)

POSE. Florencia Kirchner en su departamento de Monserrat. Foto: Revista Paco.

Florencia Kirchner brindó una entrevista a la Revista Paco con el foco puesto en su rol de mujer, madre e hija, pero que no faltaron aspectos de su vida creciendo en el seno de una familia que tuvo tres mandatos presidenciales consecutivos y el que creó un proyecto y relato que acaparó un clamor popular como pocas veces vista en la historia de la democracia argentina pero que dividió a la sociedad como nunca antes, y que en los últimos años, y más aún en estos tiempos en que ya Cristina, su madre, no sostiene el bastón, la corrupción golpea bien fuerte la puerta de los funcionarios y amigos del poder del kirchnerismo.

Pero Florencia, la hermana de Máximo, adjudicó que recibió una fuerte persecución mediática. “En 2014 inventaron que yo tenía una propiedad en Nueva York, que supuestamente pertenecía a mi papá, y también usé la cuenta de mi mamá para defenderme de esa mentira. Casualmente estas dos acusaciones están conectadas a las figuras de mis padres. Si supuestamente mandé a acondicionar un espacio para transitar mi embarazo en Olivos, es una falacia que tiene una intencionalidad específica: ensuciar a mi madre”, contó, y agregó: “Las dos acusaciones me trascienden como persona,son dos situaciones en las que fui utilizada para atacar políticamente a Néstor y a Cristina”. También aprovechó para criticar a los medios en los que dejó entrever que están favor del Gobierno de Mauricio Macri. “Los medios están silenciados como nunca los vi. Disfrazan la realidad, que es el ajuste, el desprecio por los que menos tienen, los aumentos de la comida y los servicios para los trabajadores, el estancamiento de los salarios, con inventos para distraer de lo importante”.

La entrevista pareció más un cuestionario que una entrevista, faltaron más preguntas y repreguntas, porque si bien estaba claro que la nota era para hablar de maternidad, la propia Florencia Kirchner decidió abrir el juego a otros temas políticos y sociales y privados.  “La exposición de mis padres la viví con total naturalidad”, aseguró. “Me influyó más en mi vida privada, por supuesto -agregó-. Lo que sí tengo claro es que el ataque mediático que sufrió el gobierno de mi madre se naturalizó, así que aprendí a tomarlo como de quién viene”.

La hija de Néstor y Cristina es madre de Helena que hoy tiene nueve meses de vida y que fue fruto de su amor con su ex pareja, Camilo Vaca Narvaja. Al consultarle cuál fue su decisión más polémica como madre dijo que “Creo que haber decidido no amamantar a mi hija. Yo siempre supe que no quería dar la teta, me generaba mucha impresión, y me dijeron cosas terribles, me juzgaron muchísimo”. Dice que Cristina “se mete como la mayoría de las madres“, y que si Néstor viviera “se hubiese derretido con ella, lo imagino malcriando a sus nietos. Yo tampoco tuve abuelos varones, pero creo que él se hubiera divertido mucho, los hubiera molestado. Era realmente muy gracioso”.

Sobre el final del reportaje habló del aborto: “primero creo que sería bueno que todos tengamos la educación sexual necesaria para no llegar a esa instancia. La mayoría de la gente que exige la ley de aborto, también reclama por una mayor educación sexual. Pero obviamente también le ocurre a las personas que tienen la educación, por distintos motivos. Estoy segura de que si los embarazados fueran los hombres, el aborto sería legal. A esta altura tendría que estar legalizado, o al menos despenalizado, y que nunca más una chica termine presa. Pasó muchísimas veces que las mujeres son estigmatizadas mediáticamente y socialmente por hacerse un aborto, sabiendo que muchas otras abortan en el sistema privado y nadie se entera”.

 

 

Comentarios