El hombre que arrolló a tres jóvenes en la puerta de un local bailable en Ushuaia, en junio pasado, fue condenado a 6 años de prisión y 10 años de inhabilitación para conducir vehículos.


El hombre que atropelló a tres personas a la salida de un local bailable, mientras conducía un vehículo que eludió un control de tránsito y circulaba a contramano y a gran velocidad por el centro de Ushuaia, en junio de este año, fue condenado ayer a seis años de prisión por el delito de “homicidio en grado de tentativa”.

Víctor Alejandro Ojeda, de 29 años, también fue inhabilitado para conducir todo tipo de vehículos por el lapso de 10 años, y deberá afrontar las costas del proceso judicial (fijadas en 30 mil pesos) que concluyó ayer a las 13.30 con la lectura del veredicto.

El Tribunal Oral en lo Criminal de Ushuaia encontró al joven como “autor material y penalmente responsable” del hecho que concluyó frente al local bailable Esperanto, donde resultaron heridos Pablo Nicolás Varela Avellaneda, María Agustina Lobo y Sofía Aldana Oviedo.

Los jueces Rodolfo Bembihy Videla, Maximiliano García Arpón y Alejandro Pagano Zavalía deberán resolver ante planteos de la defensa, si Ojeda recupera la libertad o permanece detenido como llegó a juicio, hasta tanto el fallo quede firme.

El fiscal del caso, Fernando Ballester Bidau, quien en su alegato de ayer a la mañana había solicitado la misma pena aplicada por los magistrados, explicó que el imputado está preso desde que la jueza María Cristina Barrionuevo lo procesó con prisión preventiva, ante la sospecha de que podía influir sobre testigos o víctimas del hecho.

La Sala Penal de la Cámara de Apelaciones ratificó luego ese criterio que ahora podría ser revisado por el antecedente del Superior Tribunal de que ninguna persona puede comenzar a cumplir una condena hasta que no se encuentre firme.

Tras los alegatos de las partes, el conductor del Chevrolet Celta rojo que protagonizó el incidente pidió disculpas a las víctimas en oportunidad de dirigirse por última vez ante los jueces.

El joven dijo que no estaba consciente de lo que hacía y que no tuvo una intención deliberada de producir un daño o lastimar a alguien.

El tribunal que recién dará a conocer los fundamentos del fallo el próximo 24 de noviembre, coincidió con la figura de intento de homicidio impulsada por la Fiscalía y sostenida por la jueza de primera instancia.

Ese tema era una de las claves del juicio, ya que la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones había modificado esa calificación por la de “lesiones graves”.

Comentarios