Lo afirmó la fiscal que investiga el femicidio de la adolescente de Mar del Plata. Y además confirmó que están buscando a un tercer sospechoso de participar en la violación y asesinato de la joven de 16 años.


 

1410-lucia

LUCÍA. Tenía 16 años, era fan del Indio y quería ser veterinaria.

Lucía Pérez, la adolescente de Mar del Plata drogada y violada hasta la muerte, sufrió una “agresión sexual inhumana”, describió la fiscal María Isabel Sánchez, que lleva adelante la causa. La funcionaria aseguró que “jamás” antes vio “una conjunción de hechos tan aberrantes”, y puntualizó que investiga la posible participación de un tercero en el ataque que provocó la muerte a la joven. “Apareció un testigo” y “se van descubriendo las cosas de a poco”, contó el hermano de la chica, Matías, quien anunció una convocatoria para marchar mañana por la ciudad en reclamo de justicia.

Los dos sospechosos, que permanecen detenidos, se negaron a declarar, mientras que se aguardan los resultados de cotejos de ADN y otros peritajes para determinar la posible participación de otras personas en el ataque.

“Es terrible. Hace cuatro días que sucedió este hecho y no duermo normalmente. Sé que no es muy profesional decirlo, pero soy mamá, mujer y he visto mil cosas durante mi carrera, pero nunca nada igual”, dijo la fiscal Sánchez. Los sospechosos, Matías Farías, de 23 años, y Juan Pablo Offidiani, de 41, “vendían droga cerca de la escuela” a la que concurría la joven, señaló la funcionaria y añadió que investiga “la vinculación de estos sujetos con la muerte de Lucía”.

“No sé qué es lo que motivó a los autores a actuar de esta manera”, declaró Sánchez. “Yo, gracias a Dios, no me puedo poner en la cabeza de estos sujetos, todos los días investigamos violaciones y homicidios pero jamás esta conjunción de hechos aberrantes, es la primera vez en mi carrera que lo veo”.

De acuerdo con la reconstrucción realizada hasta ahora, Lucía conoció a sus victimarios el día anterior a ser asesinada, “y con el solo fin de que le proveyeran drogas. Les habría comprado un porro el día anterior. Esta chica no era consumidora habitual de estupefacientes”, aclaró la fiscal. Por ello, como los acusados vendían cerca del colegio, Lucía y una amiga subieron a la camioneta de Farías y Offidani para comprar marihuana.

En el mismo sentido, la madre de Lucía, Marta Montero, ratificó que primero su hija “se contactó con los agresores pidiéndole a una compañera de la escuela que quería fumar un cigarrillo de marihuana. La otra le dijo ‘vení que te presento a quien te va a vender’ y se van hasta el barrio donde vive Farías”. Los hombres las habían ido a buscar “a la salida del colegio, las levantan ahí. Luego las llevan a la parada del colectivo, las dejan y Lucía viene para acá y la otra chica va a su casa”.

La fiscal señaló que no quedó precisado “si (la droga) la recibió Lucía o su amiga”. “Tampoco sé cuál fue la motivación que hizo que al día siguiente ella quedara en encontrarse con el menor de los detenidos y concurriera al domicilio donde ocurrió la tragedia”, añadió.

Martín, hermano de Lucía, señaló que para la familia y los amigos de la joven es importante la convocatoria de mañana. El joven informó que a las 10 de la mañana habrá una concentración en Playa Serena, desde donde marcharán hacia la Municipalidad, donde se manifestarán a las 12.

Fuente: Página 12.

Comentarios