Rodrigo Espíndola tenía 26 años. Intentó defenderse de ladrones cuando llegaba a su casa en la localidad de Monte Grande y recibió un disparo en el abdomen.


DEFENSOR. Jugó en Chacarita Juniors, Racing Club y era titular en el "Torito".

DEFENSOR . El “Rulo”, tal como lo llamaban, jugó en Chacarita Juniors, Racing Club y era titular en el “Torito”

Eran cerca de las 21 hs. El jugador de Nueva Chicago, Rodrigo Espíndola, regresaba a su casa en la localidad de Monte Grande acompañado por su mujer y su hija de seis meses. Abrieron el portón para que pueda ingresar el Renault Clio que conducía. Pero cuando estaba por cerrar para luego cenar en familia, fue atacado por delincuentes que arribaron en un auto. Espíndola reacciona intentando defenderse para proteger a su mujer y su hija, impulso que le costó un balazo en el abdomen mientras, herido, veía como los asaltantes escapaban sin concretar el robo.

Desesperada, la mujer gritaba pidiendo ayuda a los vecinos sobre la calle Mitre al 100, un vecino llamó a la ambulancia que, cuentan, nunca apareció y Espíndola fue trasladado en un patrullero hasta el Hospital Santamarina de Monte Grande. Una hora y media más tarde del hecho, estaba siendo intervenido quirúrgicamente hasta que entró en paro y lo pudieron estabilizar. Sin embargo, falleció en horas de la madrugada.

Aunque estaba rapado le decían “Rulo”, tanto sus seres queridos, en el barrio y también en el club de Mataderos donde jugaba desde hacía tres años y además ocupaba un lugar dentro de los titulares del equipo que hoy juega el Torneo Nacional B. Había surgido de las inferiores de Chacarita Jr, tuvo un paso por la reserva de Racing hasta que Omar Labruna lo trajo al “Torito” de Mataderos.

“Qué injusta es la vida .. Qué tristeza . Muchas fuerzas a la familia de Rodrigo Espindola en este momento”, tuiteó un consternado Jonathan Calleri, ex delantero de Boca, desde San Pablo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios