Se movilizaron por el centro de la ciudad por mejores condiciones laborales y salariales, a favor de la igualdad, en contra de la violencia de género y los femicidios, y en reclamo de una mayor presencia del Estado a través de políticas activas.


Ya sea integrantes de agrupaciones feministas, gremios y organizaciones políticas, sociales y estudiantiles, o bien sin pertenencia a colectivo alguno, cientos de mujeres marcharon en Ushuaia en el marco del Día Internacional de la Mujer y el paro de mujeres que se concretó ayer en todo el país, con el objeto de visibilizar las diferentes inequidades que atraviesan a las mujeres.

Una nutrida columna recorrió el centro de la ciudad bajo la consigna “Si las mujeres paran, paran el mundo”, haciendo sentir su reclamo por mejores condiciones laborales y salariales, a favor del aborto legal, en contra de la violencia de género y de los femicidios, en contra de la discriminación y en pos de la inclusión, y en reclamo de un mayor involucramiento del Estado atender y resolver estas problemáticas mediante políticas y acciones concretas.

La marcha concluyó en la Plaza Cívica, donde se leyeron documentos que contenían los reclamos a nivel provincial y nacional que fueron previamente consensuados por las organizaciones que impulsaron la movida.

Uno de ellos sostiene que “en el fin del mundo también paramos porque Tierra del Fuego no es ajena a una realidad en la que las mujeres corremos peligros diarios, por el hecho de ser mujeres”.

Afirma que “la cultura hetero patriarcal nos oprime en la calle, en nuestros trabajos, en nuestras casas, en la política, en los negocios, de día o de noche, con polleras o pantalón” y por eso “hoy volvemos a gritar basta”.

“Volvemos a pedir por las que no están porque el Estado llegó tarde, por las que murieron en manos de hombres de forma brutal, por las que murieron víctimas de abortos clandestinos; y marchamos para ser libres y que nuestras hijas también lo sean”, amplía.

También plantea que “entendemos que la sociedad y el Estado no pueden mirar hacia otro lado” porque “somos miles en el mundo gritando y exigiendo”.

Una de las que marchó fue la secretaria de la Mujer de la Municipalidad de Ushuaia, quien remarcó que el de ayer fue “un día de mucha emoción para las mujeres del mundo ya que salimos a las calles una vez más a luchar por nuestros derechos, mostrando que seguimos haciendo historia, peleando por la igualdad de oportunidades, por la igualdad salarial y para que la violencia machista se termine de una vez por todas”.

Además, afirmó que “no queremos que nos sigan matando, discriminando, ni denigrando” y enfatizó que “son muchas las mujeres que lucharon y que luchamos por las que no están y para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad”.

Por la mañana y antes de la marcha la Secretaría de la Mujer presentó en la Antigua Casa Beban su informe de gestión 2017, en el que se explicó lo realizado y mencionó, entre otros aspectos, los objetivos alcanzados por programas, la articulación institucional, el fortalecimiento de acciones de difusión, la promoción de derechos y la aplicación de distintas herramientas para capacitación.

También se dio cuenta de estadísticas y acciones, se informó sobre los talleres dictados en escuelas e instituciones, y se enumeraron las actividades sociales que tuvieron lugar puertas adentro del Municipio.

En tanto, mediante cuadros comparativos se realizó un análisis de las estadísticas y del trabajo de los distintos programas implementados por la Secretaría en 2016 y 2017.

Avila manifestó que “el intendente Walter Vuoto tomó la decisión política en el inicio de su gestión de crear la Secretaría de la Mujer, y desde ese momento comenzamos a implementar políticas y acciones destinadas a atender las distintas problemáticas de género, y dar contención a las mujeres que concurren a la Secretaría solicitando nuestro apoyo”.

En tanto, frente a la sede de la Secretaría de la Mujer de calle San Martín se desarrolló una intervención artística al aire libre denominada “Cuerpos Sudados”, que estuvo a cargo del grupo MAP y consistió en el despliegue de trabajos desarrollados desde una perspectiva de género.

Tras la movilización y a la hora del balance, y más allá de la conformidad por la contundencia del reclamo, lo que quedó en claro es que las mujeres están en marcha y no se van a detener.

Comentarios