El fin de semana el municipio de la localidad fueguina entregó cincuenta nuevas viviendas construidas en el barrio "Del Bicentenario". El emotivo testimonio de una beneficiaria.


 

0407 viviendas2

DUEÑO. Un joven de Río Grande, acompañado por su madre, retira las llaves de su nuevo hogar.

Cincuenta familias de Río Grande recibieron las llaves de su casa propia que fueron construidas en el barrio bautizado con el nombre “Del Bicentenario”. La entrega de los títulos de vivienda se realizó el sábado en el Centro Deportivo de la ciudad ante una gran presencia de vecinos, en un acto encabezado por el intendente Gustavo Melella, que también celebró el 95° Aniversario de Río Grande y el Bicentenario de la Declaración de Independencia denominado ‘Celebremos la Ciudad, Celebremos la Patria’.

Todas estas familias estaban esperando desde hace muchos años una solución habitacional, algunas de ellas habían sido preadjudicatarias de terrenos, pero ante la imposibilidad de construir sus casas, hubo una reestructuración para darle una solución a los ciudadanos.

Dentro de estos beneficiarios hay muchas familias numerosas, vecinos con discapacidad e incluso adultos mayores. Por ejemplo, una de estas familias vive en San Sebastián y todos los días de semana deben sus miembros viajar a trabajar a Río Grande, con lo cual a partir de ahora su situación cambiará radicalmente.

En su discurso político, el intendente Melella aseguró que “llevamos entregadas 240 viviendas con estas 50 y ya se están construyendo otras nuevas 50 más y a esto hay que agregarle el Fideicomiso San Martín Norte con más de 1.800 lotes que adquirió la gente que estaba en el listado de Tierras municipal; más las 1.300 familias que se ven beneficiadas en la Margen Sur llevando los servicios de agua, cloacas y pluviales; más los terrenos que se entregaron con los servicios y hay gente ya construyendo en el barrio ‘Los Cisnes’, así que consideramos que en cuatro años y medio es una respuesta la verdad que magnífica”.

Las caras de felicidad era visible en cada familiar beneficiado. Una de las vecinas adjudicatarias, Daniela Holzman, madre de cinco hijos, relató que “viví toda mi vida en el terreno de mi suegra, fui una de las personas que hace unos años usurpó en La Oveja Negra con un montón de gente y llegó la orden de desalojo y una de las empleadas municipales me dijo que las cosas no se debían hacer así, sino hacerlas bien”.

“Tengo 38 años y hace 32 que vivo en Río Grande, estaba anotada en el IPV, en Tierras todo en forma legal y al poco tiempo me llegó que tenía un terreno, el papá de mis hijos es empleado de la construcción, así que era imposible que empezáramos de cero y al año me llegó el desalojo de ese terreno, entonces me presenté a Tierras y les expliqué cuál era mi situación y la Directora de Tierras (Cristina Herrera) me dijo que vamos a ir por otro camino”, agregó.

En ese punto dijo que “empezamos a presentar notas; al poco tiempo me citaron desde Acción Social, vieron mi situación que era una mamá con cinco hijos, que no tenía trabajo y que era casi imposible que podamos construir una vivienda”.

“Seguimos en esta situación donde bajé los brazos, para colmo mi suegra tuvo un ACV y quedó postrada y todo se nos vino encima. Pero hace dos días me citaron a una reunión informativa y sin saber de qué se trataba y allí el señor Intendente nos comunicó que éramos los nuevos adjudicatarios de las 50 viviendas, así que estamos muy felices y quiero decirle a la gente que si bien todo cuesta, no hay que bajar los brazos e ir siempre por derecha que las cosas llegan. Hoy podemos tener un hogar propio”, cerró la vecina.

Comentarios