El equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) encargado de identificar a los soldados argentinos enterrados sin nombre en las Islas Malvinas aseguró ayer que ya analizó la mitad de las muestras recogidas en el cementerio de Darwin.


“Somos optimistas en el resultado porque todo el proceso se desarrolló según lo previsto”, sostuvo el coordinador operacional del CICR, Laurenz Corbaz.

El organismo había terminado a principios de agosto con el proceso de recolección de ADN de 121 tumbas de soldados argentinos.

De acuerdo con lo que precisó el Comité, aproximadamente la mitad de los restos fueron analizados en el laboratorio del Equipo de Antropología Forense (EAF), ubicado en la provincia de Córdoba.

Estas muestras están siendo cotejadas con las que tomaron de las familias de los combatientes desaparecidos durante la guerra en las Islas, quienes accedieron a brindar sus propias pruebas para hacer las comparaciones.

“Somos optimistas en el resultado porque todo el proceso se desarrolló según lo previsto, lo cual no significa que lleguemos a un resultado positivo en el 100 por ciento de las muestras”, sostuvo el coordinador operacional para el proyecto en el CICR, Laurenz Corbaz.

El representante de la Cruz Roja precisó durante una conferencia de prensa que “no se tocó el contenido de las demás” tumbas del cementerio, sino solamente aquellas que tenían la placa “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

El organismo internacional terminó con los trabajos en el archipiélago el pasado 7 de agosto y se trasladó a Córdoba para continuar con los procesos de reconocimiento de los combatientes fallecidos.

Los soldados, que tras ser exhumados fueron enterrados en el mismo lugar donde estaban, no serán -por ahora- identificados con sus nombres reales.

En la Guerra de Malvinas con el Reino Unido, que tuvo lugar en 1982, murieron 649 soldados argentinos, de los cuales 237 fueron enterrados en Darwin, 123 de ellos sin ser identificados.

Comentarios