Rodrigo Flores Talquenca reconoció que había bebido alcohol y consumido marihuana antes del accidente que, en septiembre de 2020, le costó la vida a Iara Balbi y Rodrigo Barzola. Los alegatos de las partes serán mañana jueves.


Flores Talquenca reconoció que conducía borracho y drogado

El Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur (Ushuaia) comenzó a juzgar ayer a Rodrigo Ángel Flores Talquenca (29), el joven que él septiembre del año pasado conducía un automóvil cuando protagonizó un espectacular siniestro vial en el que perdieron la vida Iara Balbi (26) y Rodrigo Barzola (25) que circulaban como acompañantes.

El acusado Talquenca, accedió ayer a prestar declaración indagatoria y admitió que conducía el automóvil Peugeot 307 por avenida Maipú cuando impactó contra una columna de alumbrado público a la altura de la Plaza Piedrabuena. Como consecuencia del tremendo impacto, Balbi salió despedida del habitáculo y murió en el acto, mientras que Barzola fue trasladado al Hospital Regional, aunque murió al poco tiempo de haber arribado.

El acusado de doble homicidio culposo admitió ayer ante los jueces que perdió el control del auto, ya que había consumido alcohol y marihuana antes de conducir. Esto motivó que no pudiera controlar el rodado cuando se desplazaba a alta velocidad por la avenida Maipú en la zona del Paseo de las Rosas.

Por su parte el Fiscal, Fernando Ballester Bidau, hizo ayer una síntesis de los argumentos que lo llevaron a elevar la causa a juicio.

Según el requerimiento de elevación a juicio formulado por Ballester, a Flores Talquenca se le imputa la acción consistente en haber provocado la muerte de Iara Talía Babi y Rodrigo Sebastián Barzola Paredes, producto de la conducción “imprudente, negligente o antirreglamentaria de su vehículo”.

En la descripción relatada por el Fiscal sostuvo que “el hecho ocurrió el 5 de septiembre de 2020, momentos antes de las 07:15 aproximadamente, ocasión en la que el imputado conducía el rodado junto a sus acompañantes, hasta que impactó contra una columna de alumbrado público ubicada en Avenida Maipú al 1601, entre las calle Guaraní y Alférez Sobral. Debido al impacto, Rodrigo Barzola Paredes quedó atrapado en el interior del vehículo y a las pocas horas falleció en el Hospital Regional Ushuaia, mientras que Iara Babi fue expulsada hacia adelante y encontrada sin vida a un metro del automóvil.

Para Ballester Bidau, los hechos descriptos se encuadran en el delito de “homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor, bajo los efectos de estupefacientes y con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre, conduciendo a exceso de velocidad de más de 30 kilómetros por encima de la máxima permitida, violando la señalización del semáforo y por concurrir el resultado de dos víctimas fatales”.

Luego, las partes manifestaron a los jueces la voluntad de que las declaraciones de los testigos propuestos por todas las partes se incorporen por lectura.

Por esta razón, el Tribunal de Juicio -integrado por los jueces Maximiliano García Arpón, Alejandro Zavalía y Rodolfo Bembihy Videla- resolvieron pasar a un cuarto intermedio hasta mañana jueves a las 09:00 para ingresar a la etapa de alegatos.

El Ministerio Público Fiscal estará representado por el fiscal Fernando Ballester Bidau, mientras que el Dr. Martín Muñoz y la Dra. Florencia Arnst ofician como querella de familiares de las dos víctimas. La defensa del imputado la ejerce el Defensor ante el STJ, Gustavo Ariznabarreta.

Comentarios