Se aprobó el código armonizado de colores para la separación de los residuos domiciliarios en Tierra del Fuego. Mientras los municipios organizan sus sistemas de recolección y espacios para la disposición de los residuos, el Gobierno provincial comenzó a establecer los mecanismos para que el proceso de separación en origen sea idéntico en toda la provincia. Un código de colores identificará el contenido de las bolsas y contenedores. La separación evita que los materiales que pueden revalorizarse se conviertan en basura.


Aprobaron código de colores para separación de residuos

El Gobierno de Tierra del Fuego aprobó el código de colores para separación de residuos que deberán adoptar los municipios fueguinos.

La separación en origen consiste en dividir en diferentes recipientes o contenedores los RSU que pueden ser reciclados, reutilizados o reducidos, para su posterior recolección diferenciada, clasificación y procesamiento. La separación evita que los materiales que pueden revalorizarse se conviertan en basura.

Mediante resolución N° 162/2021 publicada en el Boletín Oficial N° 4909, la Secretaría de Ambiente de la provincia aprobó el Código armonizado de colores y fijó los parámetros para que cada municipio comience a organizar la separación de los residuos a través de sus servicios de recolección.

El Gobierno provincial estableció que los municipios deberán asegurar como mínimo una segregación binaria de los residuos domiciliarios promoviendo una disposición inicial selectiva y posterior recolección diferenciada que contemple, por un lado, los residuos secos en bolsas y contenedores verdes, y los húmedos en bolsas y contenedores negros.

Se consideran residuos secos (bolsa verde) los materiales reciclables que pueden ser valorizados, como latas, cartones, plásticos y textiles, que serán sometidos a una segunda selección después de recogidos.

En tanto, los residuos “húmedos” (bolsa negra) son aquellos que no tienen alternativa de valorización, como restos de alimentos, papel higiénico, pañales y materia orgánica, que deben ser llevados a disposición final porque no se pueden recuperar.

Una vez lograda la disposición inicial selectiva y recolección diferenciada entre residuos secos y húmedos, se exigirá a las autoridades municipales que, paulatinamente y de acuerdo a sus posibilidades, adopten un plan de transición progresiva que optimice sus sistemas de gestión a través de la identificación y separación de los residuos generados en sus territorios usando más colores, como el marrón, amarillo, azul, blanco y gris.

Según se desprende de los anexos de la resolución de la Secretaría de Ambiente, los restos de alimentos como cáscaras de fruta y verdura, cáscaras de huevo, yerba y café así como los residuos vegetales procedentes del mantenimiento de parques y jardines, se colocarán en bolsas de color marrón. Sin embargo, los restos de carne, pescado, grasa, aceite de cocina usado y derivados de la leche, no entran en la categoría marrón y se consideran de color negro.

En tanto, los plásticos de toda clase se colocarán en bolsas amarillas, con la única exigencia de depositarlos limpios y secos para facilitar su reciclado.

Los papeles y cartones secos y limpios se depositarán en bolsas azules ya sean papeles de oficina, diarios, revistas, folletos, bolsas de papel, cajas y paquetes de cartón, tubos de cartón de papel higiénico o servilletas y cuadernos sin espiral metálico o plástico y sin clips o broches.

En bolsas blancas se depositarán recipientes y otros objetos de vidrio, sin tapones ni corchos y sin rastros del contenido que tenían en su interior, como envases de conservas, botellas y frascos de cosmética y perfumería.

Finalmente, en las bolsas grises se colocarán envases de metal, como latas de cerveza, de conserva y restos metálicos como tapas y chatarra.

Entre las recomendaciones generales para la implementación del sistema de separación, el Gobierno sugiere a los municipios realizar campañas de concientización en la población para que los residuos compostables, reciban tratamiento en los hogares mediante el uso de composteras domiciliarias.

Además, la norma aprobada por Ambiente de la provincia establece el fomento de “incentivos para minimización y segregación de residuos domiciliarios destinada a generadores individuales y especiales. Por ejemplo, adhesión a programas estatales, sumatoria de puntos y canje por beneficios entre otros”.

Finalmente, se indica que “preferentemente y sobre todo en un sistema de segregación binaria, las bolsas habrán de ser del mismo color que el contenedor, de modo que en las instancias de recolección, transferencia y transporte no haya confusiones respecto del destino de las distintas fracciones”.

Comentarios