El proyecto que veda la cría y producción de salmones en cautiverio en aguas de la jurisdicción provincial recibió el respaldo de los 15 legisladores. Para que la ley tenga plena vigencia resta que el Ejecutivo la promulgue y reglamente.


Aprueban la prohibición de la salmonicultura

La Legislatura aprobó ayer por unanimidad el proyecto de ley de prohibición de la salmonicultura “en aguas jurisdiccionales lacustres y marítimas de la provincia”, lo que convierte a Tierra del Fuego en la primera jurisdicción del país en contar con un marco normativo que busca “asegurar la protección, preservación y resguardo de los recursos naturales, los recursos genéticos y los ecosistemas lacustres y marinos” de los nocivos efectos que sobre ellos ocasiona la cría de salmónidos en cautiverio.

El tratamiento de la iniciativa presentada por la bancada del Movimiento Popular Fueguino fue rápido, ya que en no más de 2 años se logró su sanción. Un plazo por cierto exiguo en comparación con el que le demandó a la Legislatura fueguina resolver sobre otras iniciativas referidas al cuidado del patrimonio ambiental y de los recursos naturales.

La votación favorable del proyecto fue acompañada por un cerrado aplauso de los propios legisladores y el festejo de representantes de distintas organizaciones ambientales presentes en la sesión de ayer.

Para que la ley tenga plena vigencia resta que el Ejecutivo la promulgue y la reglamente, proceso que no debería prolongarse demasiado, ya que la norma sancionada contempla las observaciones y cambios propuestos por funcionarios de la secretaría de pesca y acuicultura de la Provincia.

A diferencia de la propuesta presentada en el 2019, que establecía la prohibición absoluta de la cría de salmónidos, la sancionada ayer contempla “las actividades de cultivo para el repoblamiento” que lleva adelante la secretaría de pesca y acuicultura. Además de ello, reconoce la vigencia de “los proyectos existentes de acuicultura relativos al cultivo y producción de la trucha arcoiris en escala artesanal en el territorio físico de la Provincia” y la autorización de nuevos proyectos de cultivo y producción artesanal de trucha arcoíris, trucha marrón y fontinalis que cuenten con evaluación de impacto ambiental “estratégico y acumulativo” aprobado y que no superen las 50 toneladas de producción al año.

En marzo de 2018, el Gobierno de Tierra del Fuego y la Fundación Argentina para la Promoción de Inversiones y Comercio Internacional rubricaron un acuerdo por el cual la Provincia se comprometía a destinar 95 mil dólares y soporte operativo para que la agencia Innovation Norway, que aportaría 25 mil dólares del total a invertir, realizara los estudios técnicos de cargas y posiciones para el desarrollo sustentable de la acuicultura de salmones del atlántico en el Canal Beagle.

La noticia generó el inmediato rechazo de parte de la sociedad fueguina, alertada del negativo impacto ambiental y social que la salmonicultura ocasionó y sigue ocasionando en Chile.

Comentarios