Los concejales recibieron a choferes y propietarios, que se expresaron sobre el proyecto que busca establecer un nuevo marco regulatorio para el servicio de remis. Los taxistas se opusieron al tratamiento al considerar que podría significar la ampliación del cupo y afectaría su actividad; mientras que los remiseros apoyaron el proyecto ya que les permitiría acceder a las licencias y elegir la agencia. El asunto será abordado hoy en comisión, junto a ambos sectores.


Remiseros y taxistas enfrentados

En el marco de la 5ª sesión ordinaria del año, que dio inicio ayer, los concejales de Ushuaia recibieron a choferes y propietarios que se manifestaron sobre el proyecto que plantea un nuevo marco regulatorio para el servicio de remis.

Acordaron analizar el asunto en comisión, hoy a partir de las 12 con ambos sectores, con el compromiso de darle tratamiento legislativo el próximo martes tras el cuarto intermedio dispuesto en la sesión.

Uno de los aspectos más importantes de la propuesta es la entrega de licencias de remis por parte de la Municipalidad a las personas que cuentan con un vehículo habilitado para prestar el servicio; a diferencia de la normativa vigente desde 1988 (ordenanza Nº 337 y modificatorias) que establece un cupo de vehículos autorizados para las agencias, por lo que se pretende “dejar librado al licenciatario o licenciataria la contratación con la agencia de su elección”, reza el proyecto en sus fundamentos.

“El proyecto vuelca su fuerza normativa en el trabajador y la trabajadora del volante –señala la iniciativa presentada por el concejal Javier Branca (Frente de Todos-PJ)-, y será éste quien podrá decidir en qué agencia pondrá su fuerza de trabajo”, indica. Y advierte que “los acontecimientos nos muestran la disparidad de fuerzas entre el trabajador o la trabajadora del volante y el titular de la agencia, que decide quién trabaja y quién no”.

Si bien el proyecto integraba el orden del día para la sesión que se desarrolló ayer, finalmente fue girado a comisión de Policía Municipal a pedido de los referentes del servicio de taxis; que concurrieron al recinto legislativo para expresar su negativa y pidieron participar del análisis del asunto antes de su tratamiento.

El intercambio de posturas se produjo durante un cuarto intermedio en la sesión ordinaria; luego de que los taxistas cortaran el tránsito en el cruce de Gobernador Paz y Piedrabuena, donde se ubica el recinto legislativo.

Taxistas y remiseros, con posturas contrarias

Desde la Asociación de Propietarios de Taxis, encabezados por el presidente Daniel Brondino, expusieron ante los concejales que “el miedo nuestro es que esto perjudique o atente contra nuestros puestos laborales; nos incomoda y nos preocupa que no fuimos invitados a participar”, y aseguraron que “no tenemos nada en contra de los remiseros, son trabajadores como nosotros. Pero queremos que haya plena seguridad de que esto no va a significar que ‘explote’ el cupo de remises; porque si eso pasa, nos quedamos sin trabajo”, señalaron.

“No venimos a oponernos a los derechos que los remiseros quieren defender –aseguró Mario, uno de los taxistas-. Queremos garantías para que estemos todos tranquilos, que esto no termine avasallando nuestros derechos; no queremos venir a confrontar con el remisero, sino conversar, pero si mañana sale una licencia más a la calle, es nuestro sueldo el que se divide”, expuso. “Todos buscamos el mismo el objetivo que es cuidar el trabajo, sin perjudicar a otros”, dijo. Y cuestionó “el apuro por tratarlo hoy, en vez de analizarlo entre todos”.

Por su parte, los trabajadores de remis aseguraron que “en 40 días, cinco compañeros se quedaron sin trabajo; para nosotros cinco, diez o veinte días es una eternidad, vinimos a apoyar este proyecto por una situación que se viene planteando hace meses; porque buscamos derechos para nosotros, no en contra de otros”, dijo Gonzalo.

En tanto otro de ellos, Benicio, expuso que los trabajadores de remis, “hoy están con la bota del capitán sobre la cabeza porque si algo no les gusta, o hay algún reclamo al agenciero, se los desvincula”, y en respuesta al reclamo de los taxistas, planteó: “Entendemos que les preocupe que haya más licencias y eso los afecte, pero hoy no se está planteando esa posibilidad sino darle un derecho a los trabajadores y cortar con la injusticia de hace 33 años”, señaló.

Consenso para analizar el proyecto en comisión

Los concejales resolvieron girar el proyecto a comisión de Policía Municipal, y convocaron en ese ámbito a los trabajadores de remis y de taxis para abordar el asunto en conjunto. El encuentro comenzó a desarrollarse hoy a las 12.

El autor de la iniciativa aclaró que “lo que se busca es que los remiseros tengan derechos; hoy las agencias de remis son el único comercio y rubro que no compite; ellos les cobran el canon diario independientemente del ingreso que tengan los remiseros; se abusan de esa situación”, dijo el concejal Branca.

“La preocupación de los taxistas es comprensible, de que aparezcan más remises, pero lo único que buscamos es darles un derecho a los trabajadores; que el agenciero tenga que competir, poner mejores condiciones para atraer a los remiseros, y que ellos puedan elegir”, aseguró el edil.

El proyecto que se analizará hoy en comisión –y el próximo martes en sesión- establece las condiciones generales para el servicio de remis: las licencias tendrán vigencia de 5 años; el Ejecutivo Municipal deberá establecer la cantidad de nuevas licencias a entregar de acuerdo a un estudio de mercado, manteniendo la relación de 1 remis cada 2 taxis; entre otros aspectos.

Comentarios