El presidente del Concejo Deliberante de Ushuaia, Juan Carlos Pino, dijo estar lejos de La Cámpora y habló de un frente electoral, incluso por fuera del PJ, luego de mostrarse en un acto junto al gobernador Melella, los legisladores del Frente de Todos, Federico Bilota, Myriam Martinez y Ricardo Furlan, ademas del ex gobernador Juan Carlos Arcando.


Pino habló de un frente electoral en TDF

Pino se hizo eco del malestar de algunos sectores de La Cámpora, tras su aparición en la foto del acto realizado en Tolhuin, y dejó en claro su alineamiento con el gobierno nacional, no necesariamente con la conducción del partido a nivel local, y barajó que el frente nacional que se conformará “va a llegar a Tierra del Fuego”, donde “todos los Ejecutivos” forman parte del mismo proyecto.

Avizoró discusiones para ver quién se quedará con la representación del frente nacional, llegado el momento de conformar las listas. Asimismo, dijo que la prioridad es buscar el diálogo y no importa si las soluciones las da la provincia o el municipio. “Las diferencias no ayudan a nadie y menos las grietas”, enviando así un claro mensaje a los sectores de La Cámpora que plantean un enfrentamiento casi diario con el gobierno provincial.

Apoyo financiero de Melella

Pino dio a conocer que “hay un acuerdo con el gobernador por el cual se va a financiar el edificio del Concejo”. “Estamos esperando la firma del convenio con el gobierno de la provincia, que seguramente se hará en el transcurso de la semana que viene, para la continuidad y finalización del edificio del Concejo Deliberante de Ushuaia. No contamos con los fondos y por eso recurrimos al gobierno provincial, ya tuvimos dos o tres reuniones con el gobernador y seguramente en los próximos días estaremos firmando el convenio”, anticipó.

“Nosotros vamos a acompañar todas las obras que son importantes para la provincia y para los municipios, porque esto hace al desarrollo de la provincia y de cada una de las ciudades”, remarcó y, respecto de si esto implica un acercamiento político, observó que “en Tierra del Fuego nos conocemos todos y las figuras políticas han estado en diversos sectores y han trabajado en distintas campañas políticas juntos. Luego se han separado, han vuelto a estar juntos. Cuando se arman los frentes electorales, hemos visto que muchos actores estuvieron juntos y por diversos motivos han llegado al lugar que ocupan. Luego se producen diferencias que hay que tratar de limarlas entre la provincia y cada uno de los municipios. Uno trata de llegar a la gente con soluciones concretas. En Ushuaia estuve en dos o tres barrios donde se anunciaron obras de agua y cloacas para sectores que hace más de 10 años que no lo tienen. Nosotros felicitamos estas acciones que son de importancia, sin importar si lo hace la provincia o el municipio, porque son soluciones para los vecinos”, priorizó.

Somos una provincia gasífera, mandamos gas al continente, pero no tenemos solucionados los problemas de nuestros vecinos. Buscar soluciones en conjunto se puede lograr en la medida que haya diálogo y acercamiento. Nosotros tratamos de acercar posiciones para encontrar soluciones en beneficio de los vecinos. No termina bien el que ocupa un cargo para estar confrontando, porque los que están en el medio son los vecinos”, sentenció.

Aspiración a la intendencia

El justicialista dejó clara su aspiración a la intendencia en 2023 más allá de “las conjeturas que puede sacar quienquiera, sobre si hay un acercamiento. Como lo he expresado, nosotros acompañamos las acciones que benefician a la gente. Estamos próximos a la presentación de las listas de diputados nacionales y seguramente hay gente que tiene aspiraciones y busca insertarse. Yo acompaño al gobierno nacional y seguramente va a haber un frente nacional. Esto se va a trasladar a las provincias y en Tierra del Fuego los distintos Ejecutivos acompañan al mismo Ejecutivo nacional”, remarcó.

Barajó que “llegado el momento, estarán disputando quién se queda con el frente nacional o presenta la lista con el frente nacional, pero hay que buscar los consensos, el diálogo, porque las diferencias no ayudan a nadie y menos las grietas”.

“Yo hace 26 años que integro el Partido Justicialista y ocupo cargos, desde suplente a congresal, con dos mandatos de la presidencia del consejo departamental, como vicepresidente del partido. Ahora no ocupo ningún cargo en el PJ y fue una decisión propia, porque cuando se realizó la elección de autoridades yo estaba con un problema de salud. No obstante me ofrecieron distintos cargos que rechacé porque no estaba de acuerdo con algunas situaciones que se dieron, como fijar elecciones virtuales”, recordó.

“Independientemente de esto, nosotros seguimos trabajando por un proyecto en Ushuaia, mantenemos reuniones con los distintos sindicatos, con los distintos barrios de la ciudad, tratamos de buscar soluciones que sean integrales y lleguen a cada uno de los vecinos, y seguimos trabajando en nuestro proyecto de cara al 2023 en función de la intendencia de Ushuaia”, manifestó.

Consideró que “esto todos los saben porque no hemos parado en ningún momento, ni siquiera en la pandemia. Estuvimos asistiendo y llegando a cada uno de los vecinos en la medida de lo posible con soluciones concretas. Yo ocupo una banca en el Concejo Deliberante y me permite buscar soluciones alternativas con más facilidad. Hemos regularizado barrios de la ciudad y hemos trabajado en ese sentido. Lo que pase en las elecciones de medio término se va a saber dentro de muy poco y seguramente todos van a buscar acompañamiento de uno o de otro sector”.

Pino se definió verticalista pero del gobierno nacional y, dado que también el gobernador está alineado, su acompañamiento no necesariamente se limita a los referentes municipales camporistas. “En lo personal soy muy verticalista en función del gobierno nacional, seguramente se va a conformar un frente nacional que va a llegar a Tierra del Fuego, y en ese frente participarán distintos precandidatos que serán de uno u otro partido. Vuelvo a reiterar que todos los que ocupan cargos ejecutivos acompañan al gobierno nacional y ahí habrá algún tipo de discusión en uno o dos meses más cuando se estén conformando las listas”, dijo.

Re-reelección de Vuoto

También se lo consultó sobre las versiones de una reforma de la carta orgánica municipal para habilitar un nuevo mandato a Walter Vuoto, si las mediciones no dan para la gobernación. Además se prevé que, de ir por el sillón provincial, dejará como sucesor a un referente cercano y esto colisionaría con sus aspiraciones a la intendencia.

“Para las elecciones del 2023 falta mucho. Cuando llega el momento el que mide está y el que no mide no está”, indicó.

“Yo quiero ganar y no ir a probar suerte, y seguramente el resto hará lo mismo. Va a haber aspiraciones de muchos para la intendencia y no lo desconozco. Hay distintos caminos que uno puede tomar y cuando llegue el momento veré las distintas alternativas, porque tampoco descarto eso. Hay rumores de una reforma de la carta orgánica, pero al Concejo Deliberante no ha llegado ningún proyecto presentado. El único proyecto que hay lo presenté yo y tiene que ver con una reforma del cupo femenino. No tiene que ver con modificaciones de estas características –de un tercer mandato-. Si las hubiera, tendrá que haber elecciones de convencionales constituyentes y ver si la ciudad quiere estas modificaciones”, expresó.

Adelantó como postura personal que “interponer intereses personales por encima de lo que necesita la ciudad no creo que sea visto con agrado. Por supuesto, todo el mundo tiene derecho a presentar proyectos de distinta índole. Si hay alguna propuesta de reforma, la decisión va a ser de la gente si quiere modificaciones de estas características o no. Yo no puedo trabajar en función de si esto pasa o no, y sigo trabajando con el proyecto que tengo. La discusión se dará en su momento y la decisión la tendrá la gente, no un dirigente”, concluyó.

Comentarios