La presidente de la OSEF, Mariana Hruby, manifestó que no descarta denunciar judicialmente a los empleados de la Obra Social que “no le permiten trabajar”. Hruby abrió la posibilidad de formular acciones judiciales contra el personal de compras y contrataciones, por la demora en la adquisición de medicamentos que mantiene desabastecida a la farmacia.


La Presidente de OSEF culpó a los empleados por faltante de medicamentos

La presidente de la OSEF, Mariana Hruby, se presentó acompañada de un grupo de funcionarios para recabar información vinculada con la compra de medicamentos que, según dijo, está frenada por los propios empleados.

Aseguró que luego de la auditoría se emitirá un informe y no descarta acciones judiciales por el impedimento de avanzar en la adquisición de remedios que se necesitan con urgencia. Con un presupuesto de 850 millones, dijo que este grupo de empleados ya imputó compras por 335 millones, pero “los medicamentos no están”.

Remarcó que “el personal es el que nos traba todo y la situación no da para más”. Por FM Master’s explicó que la visita al edificio de calle Fitz Roy obedeció a “un relevamiento para ver en qué situación están las compras. Hay más de 100 notas de pedidos desde el 18 de enero a la fecha y cada pedido tiene que tener partida del presupuesto asignada. Al día de la fecha son 335 millones asignados, de un presupuesto anual de 850. Es una locura que en 45 días me hayan imputado eso y que la farmacia siga sin medicamentos. Acá hay una cuestión de fondo y por eso estoy acá y vine con cuatro o cinco personas para que me muestren todos los pedidos”, dijo.

“Nos presentamos en el servicio de farmacia porque vemos con preocupación que no se están efectuando las compras de los medicamentos que necesitamos, vienen con una demora importante y hemos venido a hacer un relevamiento de stock, ver los pedidos que hay y generarlos en forma urgente. El personal es el que nos traba todo, y queremos solucionar un problema grande con los medicamentos, que no se están entregando. Son cuestiones personales en algunos casos, también lo quieren llevar a lo sindical o lo político”, señaló sobre la interna que mantiene con los trabajadores.

Más allá de esto, priorizó que hay “reclamos de medicamentos por todos lados con tratamientos urgentes y no puedo lograr que los compren. Hay una interna que no es de ahora. Ellos dicen que yo di la orden de no comprar en noviembre y no es así. Se agarraron de eso para dilatar las compras. Vamos a recabar toda la información para generar los pedidos de compra de todos los medicamentos, entre hoy y mañana. Queremos tener a más tardar el viernes los medicamentos acá. Ellos aducen que los expedientes demoran más porque están digitalizados, y no es cierto, porque las urgencias salen como urgencias. Se agarran de cuestiones técnicas y administrativas para dilatar”, afirmó.

Expuso que “hay un estancamiento en las contrataciones desde el año pasado y es lo que queremos solucionar. Yo vengo pidiendo informes y ya estamos en una situación que no da para más. Son decisiones que tenemos que tomar, porque en medio está al afiliado y los reclamos son todos los días. He tenido que comprar en farmacias privadas y aducen que cobran mucho más, que es cierto, pero le tenemos que dar solución a los afiliados. Tenemos que abastecer la farmacia y no nos están dejando hacerlo”, cuestionó.

Sin problema de fondos

La funcionaria aseveró que la demora en la compra de medicamentos no es problema de dinero. “Yo tengo laboratorios que no envían medicamentos desde octubre del año pasado porque todavía hay tres facturas que no las rinden, y son 500 mil pesos, que no es nada para los millones que se manejan en las compras. Hay un montón de facturas sin rendir. Tengo informes de la auditoría interna con todos los expedientes de 2019 y 2020 observados. Los procedimientos no se adecuan a la contratación y de todo eso van a tener que rendir cuentas”, advirtió.

“El que no cumple con su trabajo se tendrá que someter a la justicia”, sentenció la presidente, anticipando que de esta visita “va a salir un informe. Cada uno hará su descargo, porque me traban las contrataciones desde que estoy, a veces por cuestiones personales, también estuvo la cuestión salarial. Lo cierto es que no tengo medicamentos y tengo que tomar cartas en el asunto. Lamento que no les guste, pero esto es así, porque tengo que dar respuesta al afiliado”.

“Yo conozco la administración por dentro y no me pueden venir a decir cómo no se hace algo. Eso para ellos es un problema y me van a querer sacar de cualquier forma. Yo me voy a ir, pero bien, haciendo lo que corresponde por el afiliado”, enfatizó.

Agregó que los empleados “aducen que se les cerró un fondo asignado a la farmacia el 31 de diciembre, pero yo no tenía ninguna forma de controlar qué pagaban y a qué proveedor. Era una libreta de almacén. Esta farmacia hace años que se maneja así. Dicen que me van a denunciar porque los hostigo o soy violenta, y lo que les digo es que trabajen. Cuando yo llegué se debía todo 2019 y se ha saldado mucha deuda. Desde que estoy lo único que hago es pagar. En el medio estuvo la pandemia, el pedido de aumento salarial. No es fácil estar acá. No me dejan trabajar y me la hacen difícil, pero avanzamos a pesar de todos los obstáculos que tenemos”, concluyó.

Comentarios