Los trabajadores de la Textil Río Grande que se manifiestan en la puerta de la planta fabril desde hace casi dos meses, el miércoles en horas de la tarde endurecieron las medidas de fuerza que llevan adelante, luego de que se conociera el deceso de su compañero Roberto “Tatti” Carbonell, quien hace una semana había sufrido un ACV cuando se manifestaba junto a sus compañeros.


Cierre y muerte de un operario en la Textil Río Grande

Ayer se conoció el deceso de Roberto Carbonell, el trabajador de Textil Río Grande que había sufrido un ACV cuando se manifestaba con sus compañeros.

Esta noticia caló muy profundo en los ánimos de los trabajadores que reclaman que se les paguen los sueldos adeudados y que se manifiestan en la puerta de la firma fabril, que se encuentra en Avenida Belgrano de la ciudad de Río Grande.

El vocero de los trabajadores, Walter Hernández, fue quien manifestó su dolor y el de sus compañeros. “Si la gente que maneja en Textil Río Grande tiene corazón, deberían cerrar sus puertas, irse de la Isla y no volver nunca más”, se descargó el trabajador con marcado malestar. Al hablar de su compañero, Roberto “Tatti” Carbonell, señaló que “lamentablemente nos enteramos del deceso de nuestro compañero y no tenemos respuesta, ni se sabe qué va a pasar con los trabajadores”.

Acusó a los responsables de la firma fabril de arruinar la vida de 85 familias. “Somos 85 familias que prácticamente esta empresa arruinó y pedimos disculpas a la toda la comunidad por endurecer nuestras medidas, pero no queremos seguir lamentando estas cosas que están pasando”.

Explicó que “lo que sucedió hoy (por ayer) le puede ocurrir a cualquier compañero, porque no sabemos qué va a pasar” y entendió que si la firma no quiere continuar sus actividades en la Isla, “queremos que le den un corte definitivo a esto y cobrar todo lo que nos corresponde”.

Hernández sentenció que “nosotros nos encargaremos de que esta fábrica no abra nunca más, vamos a hacer que el repudio social sea fuerte”.

Por último, aclaró “hoy estamos haciendo una protesta más dura, porque necesitamos una respuesta urgente y acá tiene que haber un responsable, porque no podemos permitir que esto le suceda a otro compañero de trabajo”.

Cerró la textil Río Grande y los trabajadores refuerzan sus medidas de protesta

Donarán los órganos

La familia de Roberto Carbonell anunció que donará los órganos del trabajador en un acto de total solidaridad. Cabe recordar que Tatti, de 38 años y con una hija, se desempeñó en la Textil Río Grande por 18 años, lugar donde logró generar fuertes lazos afectivos con sus compañeros de trabajo.

El conflicto

Los trabajadores de la Textil Río Grande mantienen una carpa en la puerta de la empresa, que se encuentra en Avenida Belgrano. Lo hacen en reclamo de sueldos adeudados y por la falta de respuestas de los responsables de la firma, quienes de manera inesperada cerraron las puertas de la empresa.

Esta situación generó desconcierto en la totalidad de los trabajadores, ya que no entendieron la razón del cierre y no tuvieron explicaciones de ningún tipo. En este marco, elevaron los reclamos correspondientes a las autoridades del Ministerio de Trabajo, y comenzó un conflicto que ya lleva casi dos meses de protestas y sin respuestas favorables para los empleados.

El lunes, los empleados habían logrado concretar una reunión de la que participaron autoridades del Ministerio de Trabajo, la apoderada de la empresa en Río Grande y la apoderada de Buenos Aires. Luego de esa reunión, Hernández manifestó que el resultado de la reunión no fue satisfactorio. “No era lo que habíamos pedido porque queríamos hablar con el responsable de la firma, que es el señor García; pero una vez más no dio la cara y mandó a una persona de Recursos Humanos, quien nos sigue desgastando”.

Fue en esa misma reunión, que se llevó adelante en la jornada del lunes 13 de julio, donde los apoderados anunciaron que Textil Río Grande abandonaría las actividades en Tierra del Fuego. Ante este panorama, la totalidad de trabajadores envió sus respectivos telegramas en los que intimaban a la empresa a regularizar su situación en el término de 48 horas. “Intimamos a la empresa los 85 trabajadores para presionar a la firma y que se pongan al día con lo que nos deben de junio, además del aguinaldo”, aseguró el lunes, el Delegado de los trabajadores, pero, hasta el momento, no han tenido respuesta.

Comentarios