Desde la fiscalía se impulsa una investigación para determinar en forma fehaciente todos los hechos que desencadenaron en la repentina muerte de Cintia Galarza, ocurrida este domingo 7 de junio. El juez Pablo Candela deberá decidir si hace lugar al requerimiento del fiscal López Oribe.


Piden se abra investigación en Río Grande por la muerte de Cintia Galarza

El fiscal Jorge López Oribe requirió la instrucción de una causa penal para que se establezcan las causas de la repentina muerte de Cintia Carina Galarza, reservándose por el momento una calificación legal hasta tanto se desprenda de la investigación qué pudo haber ocurrido para tal fatalidad.

Del requerimiento de instrucción que remitió el fiscal al juez Pablo Candela -a cargo del Juzgado de Instrucción 3- se desprende que el esposo de la víctima, Cintia Carina Galarza, denunció que el día 4 de junio la mujer se había desvanecido y que había perdido el conocimiento en su vivienda.

Por esta situación, se habían dirigido al Centro Médico Río Grande, pero estaba cerrado y se trasladaron al CEDMA, donde le ofrecían un turno recién para la hora 16:00. Ante este drama, se acercaron al Hospital Regional y allí los atendió una médica de turno, quien le ordenó realizarse un electrocardiograma y estudios de sangre.

Tras realizarle el electrocardiograma, le aplicaron un inyectable y entregaron una pastilla sublingual y luego la médica volvió a verla y, según el relato de la víctima en ese momento, le habría dicho “que los análisis estaban todos bien” pero “que no le habían explicado por qué había sufrido el desmayo y no podían determinar los motivos”.

Al día siguiente Galarza se sintió bien, pero un día después empezó con dolencias en el pecho y tos seca. Así, el 7 de junio, alrededor de las 9:50 mientras se encontraba en su cama, “se despertó y comenzó a respirar con ronquidos como falta de aire” por lo que “le pidió a su esposo que llamara al médico porque le dolía el pecho”.

Cuando arribó el personal médico, la derivaron al hospital e inmediatamente fue dirigida hacía la sala de “shock room” y después de un tiempo, “la misma médica que los había atendido el día anterior le manifestó al hombre que su mujer había sufrido dos paros cardiorrespiratorios de los que se había logrado recuperar; pero estimaban que no superaría la noche porque sus condiciones de salud eran graves”.

Finalmente, transcurrido un tiempo, le informaron al hombre que Cintia Galarza había fallecido por una trombosis.

Comentarios