Este miércoles se cumplirán las primeras dos semanas de reactivación de la industria en Río Grande y para el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), Federico Hellemeyer, el balance del sector empresarial "es positivo". Y remarcó: "Esta vuelta a la producción se da priorizando el cuidado de las personas".


Hellemeyer sostiene que el balance hasta ahora es positivo en la reactivación de la industria

El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, sostiene que el balance hasta ahora es “positivo” en la reactivación de la industria.

En declaraciones a FM la Isla, el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), Federico Hellemeyer, aseguró que para el sector empresarial el balance sobre el reinicio de la actividad en el sector “es positivo”, señalando que a partir de la aplicación de los nuevos protocolos de seguridad sanitaria “todo lo que pasa en las fábricas hoy en día no tiene nada que ver con lo que pasaba antes del 17 de marzo”.

“Nos estamos acercando a las dos semanas de operaciones, en el caso de Río Grande, bajo autorización del Gobierno provincial y con ajuste a los protocolos de bioseguridad muy estrictos que se nos han impuesto, y el balance que hacemos hasta ahora es positivo en función de lo que nos informan en cada uno de los establecimientos industriales”, indicó.

Para Hellemeyer “la primera buena noticia es la vuelta a la actividad despúes de más de 50 días de estar paradas las fábricas”, remarcando que “esta vuelta a la producción se da priorizando el cuidado de las personas, con las especificaciones que a nivel sanitario se nos pusieron y que hay que observar en este momento más que nunca, aunque normalmente se las observa y bastante en las plantas”.

“La expectativa es positiva en el sentido que van corriendo los días y no se verifican incidentes, es decir, de que aparezcan casos (de coronavirus), por lo que la actividad se desarrolla normalmente y esperamos que esta tendencia se mantenga”, agregó.

En ese sentido, el titular de AFARTE planteó sus expectativas de que la industria “lentamente pueda ir retomando el nivel de actividad normal”, considerando que “el nivel actual es muy acotado en cuanto a la capacidad productiva de las plantas”.

Producción y ventas

Hellemeyer planteó como un interrogante “cómo va a ser el consumo en esta economía con coronavirus; cómo va a ser la demanda y de qué manera va a reaccionar la industria para calibrar la oferta a esa demanda”, recordando “los canales comerciales estuvieron trabajando con sus propios stocks por algo más de 3 o 4 semanas, a través de la venta electrónica y telefónica, con entrega a domicilio, y porsupuesto que esos stocks menguaron rápidamente”.

“Si bien el consumo no es el normal, es mucho menor, pero lo que normalmente sucede es que los canales trabajan con su stock propio pero se reabastecen con cierta periodicidad, y como ese reabastecimiento no se daba, ese stock empezaba a mermar. Desde ya que han venido pedidos a las fábricas, pero todo esto es en esta nueva modalidad en la que estamos operando”, explicó.

Para el presidente de AFARTE “estamos en un mercado todavía enrarecido por la pandemia, donde hay venta online, venta telefónica y algunas bocas de venta física trabajando, con muchísimas restricciones”.

Adaptación a los nuevos protocolos

Consultado sobre los cambios adoptados en el sector para el reinicio de la actividad, Hellemeyer sostuvo que “cada planta es un mundo distinto, pero en líneas generales, por las informaciones que nos entregan las empresas socias de AFARTE, el personal concurrió con muy buena predisposición a sus puestos de trabajo”.

“Todo lo que pasa en las fábricas hoy en día no tiene nada que ver con lo que pasaba antes del 17 de marzo, es decir, las jornadas de trabajo tienen un límite de 6 horas y eso cambió los hábitos de todo lo que tuviera que ver con el almuerzo, el servicio de refirgerio, por lo que cambian dramáticamente todas las situaciones que no tengan que ver con la persona trabajando en la línea”, agregó.

Asimismo, el empresario mencionó los cambios en los ingresos del personal; la circulación por las plantas o los registros de temperatura, aunque dijo que “con el correr de los días se fueron internalizando estos cambios”.

“Seguramente cuando pase todo esto, va a quedar como adquirido entre las costumbres de las personas en su vida laboral y privada, por lo que tenemos que incoporar esta nueva normalidad”, concluyó.

Comentarios