La empresa de Río Grande, que ya produjo 600 litros de alcohol en gel que donó a la provincia y ahora se prepara para fabricar 10 mil litros de alcohol en gel y unos 15 mil litros de sanitizante.


Tecnomyl

En el marco de la emergencia por el coronavirus, y en medio de la escasez de productos esenciales para evitar la propagación del virus, la firma Tecnomyl en Río Grande alteró su línea de producción para ayudar en la pandemia.

Según detalla el portal infocampo, mientras continúa con el desarrollo de sus productos fitosanitarios para el sector agrícola, Tecnomyl comenzó también a fabricar alcohol en gel y sanitizante para proveer de forma gratuita a organismos oficiales de Tierra del Fuego.

En su planta la compañía ya produjo 600 litros de alcohol en gel que donó a la provincia y ahora se prepara para fabricar 10 mil litros de alcohol en gel y unos 15 mil litros de sanitizante.

“En principio, la fabricación de estos insumos se inició para cubrir la demanda del gobierno provincial para distribuir en los diferentes organismos sociales y hospitales. Sin embargo, ahora Tecnomyl se prepara para suministrar los mismos productos a las demás industrias fueguinas que necesitan reactivar sus propias producciones pero garantizando el cumplimiento de los protocolos que exige hoy la ley provincial para volver a operar”, detalla el artículo.

Y agrega: “Existe una demanda muy grande de alcohol en todo el país. Nosotros contamos con las herramientas y la materia prima para hacerlo y la decisión fue ayudar. Es parte de la responsabilidad social y empresaria que llevamos adelante. En este caso, el mensaje para las demás industrias es que esta falta de insumos no sea una limitante para volver a producir”, explicó Manuel Dieguez, gerente General de Tecnomyl Argentina.

Para poder producir alcohol en gel y sanitizante, la planta se sometió a una inspección sanitaria y obtuvo mediante Resolución del Ministerio de Salud, una autorización para fabricar esos productos con insumos existentes. A su vez, acondicionó el laboratorio y lo aisló del resto de la planta para el desarrollo exclusivo de esos productos.

Con la fórmula de la Organización Mundial de la Salud (OMS), elaboró una primera tanda y ahora se prepara para continuar con la producción.

“Nos metimos en un terreno que no era el nuestro. No es fácil, más teniendo en cuenta que estamos a tres mil kilómetros del centro del país. Pero lo que buscamos es colaborar con la comunidad, siendo responsables y solidarios”, agregó Dieguez.

Comentarios