Ayer por la mañana hubo menos movimiento, pero con el transcurrir de las horas la situación fue cambiando. La Ministra de Gobierno, Adriana Chaperón, dijo que la policía cumplirá una función “disuasiva”, para que los transeúntes regresen al aislamiento. Explicó que la frontera permanecerá cerrada, los barcos no podrán descender turistas y la actividad comercial será controlada por los municipios. Por su parte la ministra de Salud ratificó que hay solo dos casos confirmados de coronavirus, y cinco sospechosos.


Primera jornada de cuarentena con acatamiento dispar

Tierra del Fuego tuvo una primera jornada de cuarentena con acatamiento dispar.

Tierra del Fuego atravesó ayer su primera jornada de cuarentena general para prevenir el coronavirus con un acatamiento dispar de las restricciones impuestas el lunes por el gobernador Gustavo Melella a través de un decreto.

Si bien las calles de Ushuaia presentaban por la mañana un menor movimiento de vehículos y personas derivado a la cancelación de actividades públicas y privadas, y de la prohibición de salir de sus domicilios que abarca a la mayoría de los pobladores, con el transcurrir de las horas la situación fue cambiando.

En ese sentido, comenzó a observarse un tránsito vehicular fluido, en especial en la zona céntrica, donde también había personas caminando (tanto habitantes fueguinos como turistas) y algunos comercios permanecían abiertos pese a la medida gubernamental que indica lo contrario.

Móviles de la policía recorrieron luego las principales arterias del centro difundiendo por altavoz la consigna de no seguir permaneciendo en lugares públicos.

La ministra de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Adriana Chaperón, admitió que si bien habrá policías recorriendo las ciudades, en una primera instancia solo cumplirán una función disuasiva, exhortando a los caminantes a retornar al aislamiento.

“Los efectivos están tratando de disuadir a las personas, explicándoles por qué se toman estas medidas y pidiéndoles que regresen a sus hogares o a su alojamiento en caso de que se trate de turistas”, afirmó la ministra en conferencia de prensa.

También sostuvo que si bien no se requerirá una prueba documental a quien sea sorprendido deambulando por las calles, “sí les pediremos una explicación oral de por qué están en ese momento fuera de sus casas. En eso apelamos a la responsabilidad de los habitantes”, indicó.

De todas maneras, Chaperón recordó que para casos extremos, el decreto de cuarentena contempla la apertura de causas penales y la comisión de delitos con penas que van desde multas a dos años de prisión.

“Insistimos en el aislamiento obligatorio, en particular de los pertenecientes a grupos de riesgo, y también de todas las personas y actividades incluidos en el decreto. Los únicos exceptuados son las que tenemos obligación de trabajo, sobre todo los que pertenecen a servicios esenciales como la salud y la seguridad, y también los vinculados con el expendio de combustible”, detalló la funcionaria fueguina.

Por su parte la ministra de Salud provincial, Judit Di Giglio, confirmó que la provincia sigue teniendo solo dos casos confirmados de coronavirus, aunque admitió que en las últimas horas se sumaron otros dos casos sospechosos, totalizando cinco los que esperan los resultados de las muestras enviadas al Instituto Malbrán (cuatro residentes en Ushuaia y uno en Río Grande) para confirmar o descartar la enfermedad.

La ministra también informó que el Gobierno Nacional aceptó a la provincia como una de las que será dotada de equipos y capacitación para poder realizar los análisis de coronavirus en el propio distrito, sin tener que esperar los estudios del Instituto Malbrán.

“Un bioquímico de la provincia viajará este viernes a Buenos Aires para recibir la capacitación correspondiente junto a profesionales de otras cinco provincias”, expresó.

Di Giglio informó que para los casos de aislamientos de familias en los que todos los integrantes pertenezcan a grupos de riesgo, y no tengan allegados que les puedan hacer las compras, el gobierno “dispondrá de móviles para asistirlos”.

“Es decir que la salida de sus casas de menores o personas vulnerables al virus no está justificada en ningún caso. No puede haber reuniones sociales de ningún tipo, ni familiares ni cumpleaños ni nada. Son 15 días para quedarse en casa”, aseveró.

A su vez, las autoridades sanitarias fueguinas detallaron que en la actualidad existen 171 personas asintomáticas aisladas de manera preventiva por haber venido de países de riesgo, 126 de Ushuaia y 45 de Río Grande.

Transporte, puerto y comercios

La ministra Chaperón aseguró también que “está garantizado el transporte de mercadería por Chile, no así la circulación de vehículos y personas por la frontera que está cerrada, tanto por decisión del gobierno argentino como del chileno. Por lo tanto, con excepción de los transportistas, la única forma que tenemos los fueguinos para salir de la provincia es por vía aérea”, sostuvo.

En relación al puerto, dijo que “no se van a recibir turistas”, y que solo “se asistirá por una cuestión humanitaria a los barcos que necesiten abastecerse de combustibles y víveres”

“Estamos trabajando todos en favor de la seguridad de la gente. Nuestro mensaje es: cumplamos el aislamiento sin pánicos pero con cuidados”, exhortó Chaperón.

Por su parte, en cuanto a la actividad comercial, explicó que los controles corresponden a las municipalidades.

“Son inspectores municipales quienes estarán recorriendo los locales para verificar el cumplimiento del protocolo. Podrán pedir la asistencia de las fuerzas de seguridad”, informó en la rueda de prensa realizada en Casa de Gobierno.

Comentarios