Dos hombres fueron rescatados sanos y salvos luego que quedaran a la deriva por inconvenientes en los motores de sus embarcaciones, quedando sin gobierno, llevada por el viento o la corriente en las frías aguas del Canal de Beagle.


Quedaron a la deriva por inconvenientes en los motores de sus embarcaciones en el Canal de Beagle.

Los hombres quedaron a la deriva por inconvenientes en los motores de sus embarcaciones en el Canal de Beagle.

Todo comenzó el día martes alrededor de las 20 cuando José Armando Andrade –chileno- (66) se encontraba en una pequeña embarcación en inmediaciones de Bahía Cambaceres cuando se quedó sin mando quedando al garete.

De alguna manera se comunicó con su amigo Federico Prausello (43) quien intentó remolcar a su amigo, con tan mala fortuna que también sufrió inconvenientes en el motor.

Así ambas embarcaciones quedaron a la deriva a merced de la marea y el viento. Familiares habrían informado de la situación a la Prefectura, quienes destacaron un guardacostas en la zona.

Durante toda la madrugada ambas embarcaciones quedaron a la deriva y sin rumbo fijo. La Prefectura solicitó a la empresa HeliUshuaia, realizar un sobrevuelo por la zona en búsqueda de los marinos perdidos.

Tras varias horas de intensa búsqueda el piloto del helicóptero logró divisar a las pequeñas embarcaciones en la Isla Picton. El helicóptero de HeliUshuaia se acercó a los hombres varados por la marea y les arrojó un kit para supervivencia.

Sin embargo, este sobrevuelo por el espacio aéreo chileno, tuvo que ser autorizado por las autoridades militares de la zona. Una vez localizados una embarcación de la Armada Chilena partió desde Puerto Williams, hasta la Isla Picton.

Una vez rescatados por las autoridades chilenas en la línea divisoria de ambos países y en el Canal de Beagle, las dos personas fueron traspasadas hasta el guardacostas de la Armada.

Además embarcaron un gomón color blanco y un bote de fibra color rojo. Los hombres se encontraban en buena condición de salud, arribando al puerto de Ushuaia en el Guardacostas GC 67 Río Uruguay.

Es importante mencionar que también se había activado el protocolo de la Comisión de Auxilio de Ushuaia ante la posibilidad que se hubieran extraviado en la zona.

Afortunadamente las embarcaciones terminaron en la Isla Picton, ya que si llegaban a mar abierto las circunstancias de su ubicación hubieran sido más dificultosa.

Comentarios