Fue al ser rechazado un recurso de reconsideración respecto a lo que fue decidido en noviembre del año pasado, cuando fue cesanteado de la Policía. Se trata del cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, quien colisionó su vehículo cuando manejaba alcoholizado y evadió un control de alcoholemia. Su conducta fue calificada como “Falta Grave”.


Confirman la expulsión de un efectivo de la Policía Provincial

Confirmaron la expulsión del cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, un efectivo de la Policía Provincial.

El gobierno rechazó un recurso de reconsideración que interpuso el cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, quien fue expulsado de la fuerza policial, tras ser sumariado (en septiembre de 2018), luego de protagonizar un incidente vial, fugarse y negarse a realizarse el test de alcoholemia en un hecho acaecido en la ciudad de Río Grande. Para el gobierno provincial, el uniformado cometió una “falta grave”.

El decreto 267/20, fechado el 12 de febrero, “no hace lugar al recurso de reconsideración” que interpuso el cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, contra lo decidido en el decreto 3403/19, por el cual se le aplicó la sanción de cesantía.

En la nueva herramienta legal firmada por el gobernador Gustavo Melella y la ministra de Gobierno, Adriana Chapperón, se específica que el Cabo “agotó la vía administrativa, pudiendo recurrir a la instancia judicial dentro de los 90 días hábiles a partir de su notificación”.

El cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, enfrentaba un sumario administrativo a partir de la inconducta desplegada en septiembre del año pasado, cuando colisionó su vehículo frente al cementerio, se resistió a ser asistido por sus pares y se negó al test de alcoholemia.

“Obstruir o no prestar la debida colaboración a las autoridades judiciales o administrativas que legalmente lo requieran”, es una de las causales enumeradas en la sanción, aplicando además el agravante que cuando esa conducta desplegada por el Policía “afecten el prestigio de la institución, y cuando se cometan en presencia de subalternos”.

Los antecedentes de este caso

El 10 de septiembre de 2018, un Chevrolet Classic, dominio JUG 776, apareció chocado contra una columna de alumbrado público ubicado en la esquina de las calles Colón y Finocchio, justo frente al cementerio municipal. El incidente vial sucedió alrededor de las 7:00 de esa mañana.

El conductor del auto se resistió a ser asistido por personal policial que llegó hasta el lugar. Se mostró ofuscado y rápidamente se alejó, dejando el auto abandonado. Posteriormente fue localizado en su domicilio, resultando ser el Cabo Ricardo Ezequiel Gualtieri, quien presentaba lesiones cortantes y golpes en el rostro.

El funcionario policial además se negó a ser trasladado a la guardia del Hospital Regional Río Grande, para ser atendido de las heridas, como también rechazo la posibilidad que se le realice un test de alcoholemia, como se estila ante cada incidente de tránsito, lo cual hizo presumir que Gualtieri manejaba alcoholizado.

Comentarios