Hubo dos procedimientos y se recuperó parte de los equipos robados en diciembre del año pasado. Dos delincuentes que tienen un frondoso prontuario, fueron imputados en la causa.


Imputaron a dos sujetos por el robo de computadoras en el Hospital Río Grande

Carlos Tadeo Calderón y Alcides Ibañez, alías “el manco”, quedaron imputados en la causa iniciada por el robo de computadoras que fue cometido en diciembre del año pasado en el Hospital Regional Río Grande, donde sustrajeron equipamientos valuados en casi 500 mil pesos.

A partir de la orden emanada por el Juez en lo Penal, Daniel Cesari Hernández, a cargo de la feria judicial, personal de la División Servicios Especiales y de la Comisaría Segunda del sector de Chacra II, procedió a realizar dos allanamientos que dieron resultado positivo, con la recuperación de parte de lo robado.

Uno de los domicilios allanados está ubicado en calle Goytisolo 952, lugar donde reside Carlos Tadeo Calderón. Allí se lograron recuperar dos computadoras que responden a las características de las denunciadas como sustraídas en el hecho cometido al filo del año pasado en el nosocomio público local.

El otro procedimiento fue realizado en el domicilio ubicado en calle Santa Rosa 886, lugar donde reside Alcides Salvador Ibañez. Allí se secuestró un monitor de computadora que se corresponde con lo denunciado, como así otros elementos que serían de interés para la causa.

Por orden del juez Cesari Hernández, se procedió al reguardo judicial de un automóvil Gol Trend, propiedad de Ibañez.

Tanto Calderón como “el manco” fueron notificados de Derechos y Garantías, informándoles que quedaron imputados en una causa penal por robo, sin que por el momento se ordenara la detención de estos dos conocidos malvivientes, implicados en varios delitos contra la propiedad.

El robo al hospital

El 2 de diciembre del año pasado, la Dirección del Hospital Río Grande procedió a denunciar ante sede policial el robo de 28 equipos de computación, consistentes en 7 notebook, 7 PC mini CX, 6 monitores LED y 8 computadoras all in one; cada uno valuado en aproximadamente 16 mil pesos.

Todos los equipos eran nuevos, próximos a ser entregados a las diversas áreas del Hospital y fueron guardados en una sala donde se estaba construyendo un quirófano, el cual fue usado como un eventual depósito, debido a la falta de espacio en el centro sanitario, debido a las obras de ampliación que se realizaban.

De acuerdo a lo que surgió del hecho, los ladrones ingresaron por el sector donde se construye la nueva guardia del nosocomio. Allí rompieron un panel de durlock y luego, en el interior del hospital, procedieron a romper un candado y la manija de la puerta de acceso al sector donde estaban guardadas las computadoras.

Se sospecha que los ladrones actuaron en conocimiento de la disposición de las computadoras, por lo que los investigadores no descartaron que alguien del Hospital haya ofrecido esos datos.

Comentarios