Los ministros de Economía de las provincias están terminando de elaborar un documento en donde plantearán parar los plazos de reducción de Ingresos Brutos y Sellos como parte del Pacto Fiscal para 2020. El pedido cuenta con el apoyo de Axel Kicillof.


Los gobernadores le pedirán a Fernández que frene la baja de impuestos provinciales

Mientras en el trayecto que separa las oficinas de Puerto Madero de Alberto Fernández y el departamento de Barrio Norte de Cristina Fernández de Kirchner se tejen todas las opciones posibles respecto de quién ocupará el cargo de ministro de Economía en el próximo gobierno, los gobernadores están terminando de desarrollar uno de los primeros pedidos para cuando asuma el nuevo gobierno: frenar la baja de ingresos brutos y sellos en 17 sectores de la economía.

Hoy se reunieron los ministros de Economía de Chaco, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Río Negro, San Luis, San Juan, Salta, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán, Catamarca, Neuquén. Sólo estuvieron ausentes aquellos que están en un proceso de transición, como Santa Fe.

El encuentro fue en las oficinas del Consejo Federal de Impuestos (CFI) y se comenzará a trabajar en el documento que los gobernadores le presentarán a Fernández. Aunque Buenos Aires no tuvo presencia, el gobernador electo Axel Kicillof está de acuerdo con el pedido y le adelantó a sus pares provinciales que le hará personalmente el pedido a Fernández.

Los gobernadores que vinieron cumpliendo el acuerdo federal señalan que en este contexto de caída de la recaudación –que acumula 15 meses de caída real solamente interrumpida en agosto, cuando arrojó un crecimiento de 1% interanual– les parece “oportuno revisarlo».

La fuerte desaceleración que está planteada en el Consenso –por ejemplo prevé que para 2020 quedan exentos de Ingresos Brutos actividades como el agro y la minería– tenía como contrapartida un crecimiento económico que estaba previsto y que nunca llegó. Como esa compensación que iba a proveer terminó siendo inexistente, las provincias quieren recuperar recursos.

Por el lado de Cambiemos, fuentes del actual Ejecutivo se desligaron de cualquier pedido de parte de las provincias y señalaron que al ser un acuerdo intrafederal “la modificación/adenda tiene que ser entre los gobernadores y el presidente, de ninguna manera es unilateral»,

Fuentes que participaron del encuentro señalaron a Infobae que los ministros acordaron plantear a la próxima administración la “preocupación” por la caída de los ingresos reales (los ingresos tributarios crecen por debajo de la inflación), mientras que los gastos “crecen al ritmo de la inflación, provocando la erosión de las cuentas fiscales provinciales”.

Con ese contexto “creemos necesario revisar los compromisos asumidos por las partes hasta tanto nuestra República inicie un sendero de crecimiento sostenido», señalaron.

El Consenso Fiscal firmado en noviembre de 2017 entre la Nación y casi todas las provincias -no lo firmó San Luis y no lo ratificó en su legislatura La Pampa-, con una adenda en 2018, estableció que las provincias bajarán los impuestos distorsivos, en particular Ingresos Brutos y Sellos, en un periodo de 5 años.

Según el cronograma establecido para Ingresos Brutos y Sellos el año próximo está previsto la reducción de la alícuota de Ingresos Brutos en 13 de los 17 sectores.

Por ejemplo, actividades como agricultura, pesca y minería quedarán exentas a partir del año próximo, Comunicaciones pasaría de 5% a 4%, y otras como transporte pasarán de 3% a 1 por ciento.

Comentarios