El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, confirmó que el sector electrónico cierra este año con una brusca caída en materia de ventas. El producto que más sufrió fueron los televisores, que vendió 1 millón de unidades menos que un año normal. La crisis también se refleja en las cadenas de retail.


Federico Hellemeyer, confirmó que el sector electrónico cierra este año con una brusca caída en materia de ventas.

Los productos que más sufrieron fueron los televisores que van a terminar el año con 2,2 millones de unidades producidas frente a los 3,5 millones del año pasado que fue un año especial porque fue un año de Mundial de Fútbol. Sin embargo, según señala Hellemeyer, en 12 meses normales la cifra llega a los 3,2 millones.

Celulares, por su lado, terminaran el año con 7 millones de unidades producidas en un mercado que llegó a los 12 millones en 2015. A los 7 millones hay que sumarle 1 millón de equipos que provienen del ingreso ilegal y otros 400.000 de importación legal. “Con los celulares hay que tener en cuenta que es un mercado que, globalmente, ya alcanzó cierta madurez. Sin embargo, las caídas no son tan pronunciadas como en la Argentina”, aclara el número uno de AFARTE.

Por último, un rubro con menos rotación, el de aires acondicionados que llegó a las 750.000 unidades. “Es un número bajo pero el mercado viene bajo desde hace tiempo”, reconoce Hellemeyer.

El sector, muy ligado al consumo masivo, viene golpeado desde hace algunos años. De hecho, en noviembre de 2017, actores políticos y productivos de Tierra del Fuego llegaron a un Acuerdo de Competitividad por la industria recibió una reducción en al alícuota del impuesto interno hasta 2023.

A su vez las empresas y los sindicatos se comprometieron a trabajar para mejorar su productiviad. Así, los trabajadores aceptaron el congelamiento de salarios a cambio de que no haya despidos.

“Hoy sigue haciendo 8.000 empleos directos en 29 empresas instaladas allí frente al pico de 15.000 de driciembre de 2015″, asegura Hellemeyer, quien aclara que este año pese al congelamiento se les dio a los trabajadores un aumento de un 24%.

En cuanto a las expectativas para el año que viene con una nueva política económica, el ejecutivo señala: ” Tenemos la sensación que vamos a estar un poco mejor. Pero apostamos a la reactivación del consumo. Con una posible política más proteccionista no ganaríamso tanto ya que el 95% del consumo es de producción nacional”.

Comentarios