El Gobierno Nacional se reunió con empresarios para discutir los detalles del pago extraordinario.


Se dará una suma no remunerativa a los trabajadores del sector privado

El Gobierno encaró diversas negociaciones para alcanzar un acuerdo por el que se le pagará una suma de $5.000 no remunerativa a los trabajadores del sector privado. Las partes acordaron que el pago se dará a cuenta de futuros aumentos.

Es decir que durante las paritarias se tendrá en cuenta el dinero que ya se entregó, y de esta forma el Gobierno nacional logró descomprimir el reclamo de la CGT y al mismo tiempo acercar partes con los empresarios, sobre todo de aquellos que tienen pequeñas y medianas estructuras.

A diferencia de cualquier bono común, esta suma será absorbida en el marco de las paritarias y los privados no deberán hacer aportes patronales por ese monto. El Gobierno espera que el aporte se de en un solo pago, pero las empresas barajan la posibilidad de hacerlo en cuotas de $1.000.

El decreto con los detalles se redactará este martes y las condiciones alcanzarán a todas las empresas, y las que realizan ajustes continuos como parte de las paritarias ya lo tendrán incluido, y quienes no hayan dado aumentos o no tengan previsto ajustes deberán pagarlo aparte.

Este bono se da después de que los empleados públicos nacionales ya cobraran los $5.000 y gran parte de los asalariados recibiera compensaciones extraordinarias producto de la no percepción de los aportes que realizan los privados a la Anses por hasta $2.000, así como el haber elevado el piso de Ganancias.

En claves:

– será de carácter no remunerativo (no se descontarán percepciones);

– será «a cuenta de futuros aumentos», es decir que en las paritarias se tendrá en cuenta su entrega;

– y será «obligatorio para todas las empresas».

Comentarios