Prevé un dólar de $67, una inflación en torno al 34% y crecimiento del 1%.


Hernán Lacunza presentó ante Diputados el proyecto de Presupuesto 2020

Hernán Lacunza presentó el proyecto de Presupuesto 2020 en Diputados, lo que generó movimiento político en el Congreso más allá de la actividad formal a esta altura del año, por la exigencia legal. El debate tomará forma después del 27 de octubre y ya quedó planteada una controversia sobre el momento de la aprobación: el oficialismo pretende avanzar con la actual composición de las cámaras y el kirchnerismo buscaría dejarlo para extraordinarias en diciembre, si Alberto Fernández confirma su triunfo de las primarias en las generales.

El ministro de Hacienda arrancó con un repaso de la gestión de Mauricio Macri. En su exposición lo acompañaron Emilio Monzó -presidente de Diputados-, Luciano Laspina -titular de la comisión de Presupuesto-, Esteban Bullrich -su par del Senado- y el secretario Rodrigo Pena, entre otros funcionarios. Lo escucharon los principales jefes de bloque o referentes legislativos: Mario Negri, Daniel Lipovetzky y Juan López (Cambiemos), Agustín Rossi y Fernanda Vallejos (Frente para la Victoria), Graciela Camaño y Marco Lavagna, de Consenso Federal.

“Si lo medimos por empleo e inflación, las dos variables que más inciden en la vida cotidiana de las familias, los resultados han sido inferiores a los esperados”, admitió sobre el gobierno de Macri. “Ha habido una combinación de herencia, falencias y descoordinaciones del programa económico, factores externos como la sequía o el corte al financiamiento de los mercados emergentes”, agregó Lacunza. Luego pasó a la deuda: “Fue el instrumento para suavizar el impacto social, siempre es la suma de los déficit de varios años”, intentó justificar. Para el ministro la “deuda pública total ronda el 85%” del PBI y actualmente “no existe un problema de solvencia”.

El proyecto no incluirá la propuesta de reprogramación, según fuentes de Hacienda porque no fue aprobada por el Congreso. Estima un crecimiento del 1%, una inflación de 34%, un dólar promedio de 67 pesos y un superávit fiscal primario de 1%. De acuerdo con la mirada de una diputada opositora, con los lineamientos y la exposición de Lacunza el macrismo buscó “dejarle la vara alta” al próximo gobierno. «Se han hecho reformas estructurales en estos años que son un buen punto de partida para proyectar la Argentina hacia adelante», aseguró el ministro, y también ponderó de la gestión de Macri el aumento en las exportaciones: 8,4% este año y una proyección de 7% para 2020, datos relativizados por la oposición.

“Ningún gobierno puede hacer reformas solo. Ni éste, ni el anterior, ni el próximo”, dijo Lacunza en el cierre, al pedir consensos en materia económica: enumeró entre las coincidencias el equilibrio fiscal, las estadísticas públicas confiables y los límites de la deuda, marcó como contrapunto “si el camino al desarrollo es una economía abierta o cerrada” y pidió conformar “una coalición pro exportadora y pro empleo privado”.

No hubo idea y vuelta de los legisladores con Lacunza. Las respuestas llegaron una vez terminada la exposición en el contacto con los medios. “Nadie va a estar en contra de la generación de empleo o de que aumenten las exportaciones, pero son lugares a los que hay que llegar con las políticas económicas”, replicó Rossi, y arremetió: “El Gobierno nos deja con una caída del Producto Bruto de punta a punta que va a superar los cuatro o cinco puntos, con una inflación como la que tenemos, con aumento de la desocupación, de la pobreza y de la indigencia”.

Otra controversia quedó perfilada sobre la fecha para llevar el proyecto al recinto. Negri descontó que será después de las generales, aunque aseguró que el oficialismo procurará avanzar antes del recambio legislativo. “Casi con seguridad se va a aprobar en las sesiones extraordinarias de diciembre con el presidente electo”, dijo en cambio Rossi, que supeditó la estrategia a la decisión de Alberto Fernández en caso de confirmar su triunfo en octubre.

Comentarios