Debido a que las plantas potabilizadoras están trabajando con caudales más bajos de lo normal producto de los altos niveles de turbiedad del agua cruda generada por el deshielo y las intensas lluvias de los últimos días. "Esto trae como consecuencia que las plantas deban trabajar a caudales más bajos de lo que se realiza normalmente para el proceso de potabilización ", explicaron desde la DPOSS.


La DPOSS pidió racionar el uso de agua

La Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS) informó ayer que debido a las condiciones climáticas de las últimas jornadas, particularmente vinculadas al aumento de la temperatura (lo que generó un intenso deshielo), las precipitaciones y los fuertes vientos. Dichas circunstancias generaron que se vea sensiblemente afectada la calidad de agua cruda que ingresa a las plantas potabilizadoras en lo referente a los valores de turbiedad.

«Esto trae como consecuencia que las plantas deban trabajar a caudales más bajos de lo que se realiza normalmente para hacer efectivo el proceso de potabilización, generando pérdida en los niveles de cisternas», explicaron desde la DPOSS.

Por ello, el ente sanitario solicitó «la colaboración de todos los usuarios restringiendo al máximo el consumo del agua y haciendo un uso racional del servicio», hasta tanto se normalice esta situación.

«Al día de la fecha no hay cortes programados y las plantas y sus sistemas de bombeo están trabajando en toda la capacidad operativa que las condiciones permiten», se aseguró.

Finalmente, también se aclaró que la coloración que eventualmente se pueda observar en el agua de red “no afecta su calidad bacteriológica, siendo la misma potable y apta para el consumo humano».

Comentarios