Este sistema debutará en las primarias del 11 de agosto y por primera vez los telegramas se transmitirán en forma electrónica.


El Gobierno justifica el cambio de sistema porque dice que el conteo será más rápido

Dentro de 11 días, por primera vez en la historia argentina los votos de la elección presidencial se transmitirán de manera electrónica directamente desde las escuelas. El Gobierno justifica el cambio de sistema porque dice que el conteo será más rápido y porque está cumpliendo con una orden judicial, pero parte de la oposición no para de cuestionarlo y señala que puede haber fraude.

¿Cómo será el conteo de votos de una urna?

Una vez que se abren, las autoridades de mesa van contándolos delante de los fiscales y al final surgen tres documentos públicos, con el mismo contenido: el acta de escrutinio, que queda dentro de la urna para el escrutinio definitivo, que lo realiza la Justicia días después; el certificado de escrutinio, que queda para los fiscales partidarios, y el telegrama, que se envía al Correo para el escrutinio provisorio (el conteo de ese mismo día).

¿Cómo se enviaron los telegramas hasta ahora?

En camioneta, desde las escuelas hasta la más cercana de las 215 oficinas del Correo distribuidas en todo el país, donde se escaneaban y se transmitían a los dos centros de cómputos del Correo: uno, en la ciudad bonaerense de Monte Grande, y el otro en el barrio porteño de Barracas. Ahí los data entry (mecanógrafos) los cargan y los resultados van publicándose en la web resultados.gob.ar, a partir de las 21:00 hs.

¿Y ahora cómo será?

Lo que cambia es la logística: 11.000 de las 15.000 escuelas tendrán un aula especialmente adaptada donde se escanearán los telegramas de cada urna, que previamente serán recogidos por personal del Correo. Para el Gobierno nacional, este nuevo sistema no supone tanto un ahorro económico por que se dejan de utilizar vehículos para el traslado terrestre sino, sobre todo, un ahorro de tiempo. El escaneo se realizará a la vista de las autoridades de mesa, los fiscales y la Gendarmería. Esos datos se transmitirán por una red privada virtual (VPN, por sus siglas en inglés) directamente a los dos centros de cómputos y ya no a las 215 oficinas del Correo. Así, se saltea un paso de la cadena. El equipamiento con que contarán estas 11.000 escuelas es un escáner multifunción, que después quedará a disposición de las instituciones. En las 4.000 escuelas restantes, que son las más pequeñas y con posibles problemas de conectividad, se utilizará el sistema tradicional.

¿Qué pasa si falla la conexión?

Si hay fallas, se activa el sistema de contingencia. Es decir, el tradicional: irá el camión del Correo a retirar los telegramas y los llevará a las oficinas donde serán escaneados y después cargados.

¿Los datos pueden ser manipulados?

El Gobierno asegura que no y resalta que es el mismo sistema de conteo que se usó en las últimas elecciones, solo que con un ahorro de tiempo. Además, subrayan que la Cámara Nacional Electoral (CNE), que es la máxima autoridad judicial del país en materia electoral, publicó una acordada en 2017 donde se refirió a la necesidad de modificar el sistema tradicional del escrutinio a través de “medidas que permitan agilizar y abreviar el tiempo de transmisión de los datos”.

¿Qué dice parte de la oposición?

El Frente de Todos, de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, y Consenso 2030, del binomio Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey, le pidieron a la CNE que no sea utilizado el sistema nuevo, que gestiona la empresa venezolana Smartmatic, en las PASO al considerar que “no es seguro” porque podría devenir “en la manipulación de los datos del escrutinio provisorio”. Quieren volver al sistema tradicional. Argumentan que los partidos políticos, como el PJ, desconfían.

¿Cuál es la diferencia entre escrutinio provisorio y definitivo?

El provisorio son los resultados de la noche del día de la elección. Son resultados que preliminarmente surgen de manera oficial, para que los candidatos puedan festejar una vez que se tiene una tendencia irreversible. Sin embargo, el escrutinio definitivo es el que cuenta para confirmar el resultado y proclamar ganadores. En elecciones muy reñidas, que son las menos frecuentes, a veces hay que esperar hasta contar de manera definitiva el último voto.

Comentarios