Profesionales del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Regional de Río Grande realizaron, por primera vez, una cirugía para reimplantar el pie a un hombre de 56 años que sufrió un accidente en cuatriciclo.


Es la primera vez que se hace una cirugía de reimplante de un miembro inferior en la provincia

En declaraciones a Radio Nacional Ushuaia, el secretario de Gestión Hospitalaria Zona Norte, Diego Cerrudo, señaló que «es la primera vez» que se realiza una cirugía de reimplante de un miembro inferior en la provincia, señalando que se trata de un hombre de 56 años que prácticamente sufrió la amputación de uno de sus pies en un accidente en cuatriciclo.

«Es muy prematuro hablar de una evolución favorable sobre este tipo de cirugías, que son muy complejas, y fue una lesión muy grave, pero obviamente el equipo de traumatología que presta servicios en el Hospital está haciendo un esfuerzo muy grande para que esta cirugía sea exitosa y que los tejidos puedan revitalizarse nuevamente», señaló.

El profesional remarcó que «las horas son vitales, las curaciones que se vayan realizando son vitales y se han reinsertado muchas capas musculares», por lo que «hay que esperar, son 48 horas recién de la cirugía, por lo que las horas que vienen por delante van a definir cuál va a ser la evolución final».

Cerrudo explicó que no hay antecedentes en Tierra del Fuego sobre cirugías de este tipo ya que «cuando sucedían las evacuaciones a Buenos Aires o al no llegar la evacuación siempre se terminó en la amputación. Ahora hablamos de darle la posibilidad a un ciudadano de que pueda salvar su miembro».

«Este tipo de cirugías se realizan en centros de alta complejidad», admitió el profesional, entendiendo que «las evoluciones muchas veces no son las esperadas, pero poder darle la posibilidad a una persona con este tipo de lesión es muy importante».

Cerrudo remarcó que la evolución de los tejidos al ser reinjertados «es lo principal», señalando que «antes una persona con este tipo de lesiones no tenía chance», por lo que «contar con este equipo de traumatólogos en el Hospital nos tenemos que sacar el sombrero y todos los que participan, médicos, enfermeros, instrumentadores, circulantes y anestesistas».

«Lo principal es comprobar que los tejidos tengan vitalidad», adelantó el profesional, señalando que «si eso no sucede en las próximas horas y el paciente empieza a desmejorar, lamentablemente puede terminar en una amputación. El paciente está cuidado, en control continuo, así que esperemos que evolucione bien y que en unas semanas estemos hablando de una persona que recuperó un miembro que podría haber perdido», cerró.

Los profesionales que llevaron adelante esta importante cirugía fueron los doctores Marcelo Beceda y Martín Fernández Zavalía; la instrumentista Nancy Jaramillo; el anestesista Dr. Jorge Coppari y el ayudante José Escalera.

Comentarios