La jueza María Cristina Barrionuevo dio por demostrado que los efectivos acosaron sexualmente a una menor de 14 años a la que debían cuidar. También procesaron a un civil.


La jueza de instrucción María Cristina Barrionuevo dictó el procesamiento de seis policías de Tierra del Fuego a quienes les encomendaron indagar sobre el paradero y luego cuidar a una menor de 14 años, y terminaron acosándola sexualmente.

La resolución conocida ayer considera a los seis efectivos que ya habían sido separados preventivamente de la fuerza, y a un civil, como presuntos autores del delito de “grooming o ciberacoso de menores”, señalaron fuentes vinculadas al caso.

La situación comenzó a gestarse en diciembre del año pasado, cuando la madre de la menor se presentó en la comisaría tercera de Ushuaia solicitando la búsqueda de su hija, quien atraviesa problemas familiares y se había fugado de la casa.

Al poco tiempo, la propia policía fueguina inició de oficio una investigación contra uno de los efectivos abocados al caso tras detectar “comunicaciones impropias” con la joven a través de Facebook y de WhatsApp.

Después, la propia madre de la chica aportó material probatorio que derivó en que la acusación se ampliara a otros cinco uniformados, que fueron sumariados y puestos en disponibilidad, indicaron las fuentes.

“La joven es oriunda del municipio de Tolhuin. Es una menor en riesgo que atraviesa situaciones intrafamiliares graves. Se escapó varias veces de su casa y por eso la madre acudió a la policía. Luego descubrimos que personal abocado al caso había tenido comportamientos impropios”, había explicado a la prensa local el jefe de prensa de la policía fueguina, comisario Darío Rodríguez, en el momento de la denuncia.

También detalló que los involucrados son “cuatro agentes, un cabo y un oficial ayudante” y que todos fueron “suspendidos y separados de la fuerza mientras se desarrolla un sumario interno”, indicó.

Según Rodríguez, los policías investigados “son también jóvenes” y se relacionaron con la víctima “a partir de que uno de ellos es el hermanastro de la menor”.

“Lo que ha sucedido nos ha impactado a todos. No podemos creer lo que pasó”, confesó el comisario.

Los investigadores ordenaron pericias sobre teléfonos celulares, laptops y otras computadoras secuestradas tanto a la menor como a los acusados de ciberacoso.

Comentarios