La Justicia Federal de la provincia de Formosa condenó a penas que van desde los 3 a los 6 años de prisión, y a una indemnización de 3 millones de pesos, a los imputados en el caso de los “títulos truchos” que involucra al Instituto World College que funcionaba en Ushuaia a comienzos de los años 2000 e involucraba a la ex legisladora Angelica Guzman y sus dos hijos Cristian y Leandro Manfredotti quienes figuraban como autoridades del mismo.


La extensa investigación judicial analizó una compleja maniobra mediante la que se entregaban títulos universitario falsos a ciudadanos argentinos y españoles, a través de una triangulación administrativa que incluía al World College de Tierra del Fuego (dependiente de la Fundación World University) el cual funcionaba en el edificio Finisterre, al instituto español “Cibernos” y la Universidad Nacional de Formosa (Unaf).

La Justicia condenó por estos hechos al ex rector de la Unaf Carlos Dalfaro, al ex decano de la Facultad de Administración, Economía y Negocios de la Unaf, Carlos Quijano, al ex contador de la misma facultad, Víctor Seminara, a un hombre que actuaba de nexo entre el gremio Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y el dictado de las carreras a distancias de la Unaf, Marcelo Castro, al secretario general de UPCN en Formosa, Isabelino Idoyaga y al ex rector del World College de Ushuaia, Carlos Gorosito.

El World College supuestamente dictaba clases virtuales en Ushuaia para tecnicaturas superiores sin reconocimiento oficial, ni provincial, ni nacional, a partir de 2001 y el ex rector Gorosito en ese momento era asesor de la ex legisladora Angélica Guzmán de Manfredotti, y que en la fundación World University (de la que dependía el World College) figuraron como autoridades la propia Guzmán y uno de sus hijos, Cristian Manfredotti, mientras que otro de los hijos, Leandro Manfredotti, “fue rector del World College”.

El World College, que funcionaba en una oficina montada en el edificio Finisterre y luego de la denuncia presentada en el 2005 fue allanado por personal de la Gendarmería Nacional, a pedido del juzgado federal de Ushuaia, en respuesta a un exhorto librado por la justicia de Formosa, que investigaba presuntas irregularidades en la entrega de títulos universitarios.

La Justicia fueguina incompetente

En ese momento el juez penal de Ushuaia Javier De Gamas Soler se declaró incompetente para actuar en la causa que investigaba la entrega de títulos inválidos a través del World College. La decisión del ex secretario de instrucción en la causa AMIA de enviar las actuaciones a Formosa despertó suspicacias en Tierra del Fuego, porque De Gamas rechazó el expediente en el que debió haber indagado a Guzmán, en ese momento presidenta de la Legislatura fueguina, y a uno de sus hijos.

La denuncia habia sido formulada en 2005 por Germán Cruz, ex secretario privado de Guzmán, quien señaló que al retirar documentación del Ministerio de Educación fueguino vio «unos títulos» presuntamente otorgados a Angelica Guzmán por el World College. Los diplomas no formaron parte aún del expediente judicial, donde la Justicia fueguina no intervino al declararse incompetente.

Las condenas

La Justicia de Formosa condenó en estos dias y luego de mas de una decada por estos hechos al ex rector de la Unaf Carlos Dalfaro, al ex decano de la Facultad de Administración, Economía y Negocios de la Unaf, Carlos Quijano, al ex contador de la misma facultad, Víctor Seminara, a un hombre que actuaba de nexo entre el gremio Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y el dictado de las carreras a distancias de la Unaf, Marcelo Castro, al secretario general de UPCN en Formosa, Isabelino Idoyaga y al ex rector del World College de Ushuaia, Carlos Gorosito.

Dalfaro fue condenado a seis años de prisión, mientras que Quijano y Gorosito recibieron una pena de cinco años de prisión, Seminara una pena de cuatro años, Castro una pena de tres años y seis meses de prisión e Idoyaga, tres años de prisión.

Los jueces hallaron a los imputados como penalmente responsables de una variada cadena de delitos, entre ellos, fraude en perjuicio de la administración pública, malversación de fondos, falsificación de instrumentos públicos y estafa.

El Tribunal tambien hizo lugar a la indemnización solicitada por el Ministerio Publico Fiscal y la querella en representación de la UNAF. Se trata de tres millones de pesos a ser cubiertos de forma solidaria entre los condenados.

Por su parte, el ex tesorero de la Unaf, Rubén Espínola, fue absuelto de culpa y cargo por el tribunal.

Recordemos que todos los juzgados en esta instancia habían sido absueltos en un juicio anterior realizado en el mes de julio de 2016. Sin embargo, disconforme con ese proceso, la fiscalía y los abogados querellantes apelaron y, meses después, la Cámara Federal de Casación Penal anuló el juicio y ordenó la realización de uno nuevo con un tribunal conformado por los jueces Juan Manuel Iglesias, Rocío Alcalá y Norma Nilda Lampugnani, de las provincias de Chaco y Misiones.

De todos modos, la nueva sentencia no será operativa hasta tanto no quede firme y aclaró que los abogados defensores todavía pueden recurrir el fallo ante instancias superiores de la Justicia.

Comentarios