Desde el Gobierno manifestaron "preocupación" por la falta de regularización de la nueva planta potabilizadora de Río Grande. Señalaron que es necesario regularizar la deuda que actualmente el Municipio tiene por la realización de esta obra.


Este requerimiento surgió de un planteo de la Comisión de Seguimiento del Fideicomiso Austral -entidad que financió la obra- ya que en el artículo 7 de la normativa que regula a dicho organismo, se establece que la totalidad de las obras son propiedad del Estado provincial. Asimismo, es necesario la regularización de la deuda que actualmente el Municipio tiene por la realización de esta obra.

Ante esto, Guillermo Worman, presidente de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS) y representante de la Provincia ante el Fideicomiso Austral, declaró que “es indispensable regularizar la situación de la planta porque a la fecha el Gobierno no ha sido ni siquiera notificado de la recepción provisoria, ni definitiva de la obra”.

“Lo cierto es que la planta se ha transformado, en la práctica, en un activo municipal. Incluso la planta aún no ha sido inaugurada formalmente. Solamente se hizo una rueda de prensa entre el intendente y algunos medios convocados de manera puntual”.

Worman destacó que existe “la imperiosa necesidad de normalizar toda la situación vinculada con la planta potabilizadora” y que se solicitó a la DPOSS “actualizar el valor de la obra para llevar adelante los pasos que sean necesarios”.

Esta planta fue licitada en 2011 y recién comenzó a operar en el primer semestre del año pasado. En el medio se sucedieron numerosas desprolijidades al punto que Worman advirtió que el establecimiento había empezado a funcionar de manera parcial, debido a faltantes de tecnología en el proceso de cloración.

Finalmente, desde el Ministerio de Economía de la Provincia se confirmó que se están evaluando las acciones que correspondan a los efectos de dar cumplimiento a lo solicitado por el Fideicomiso Austral.

Comentarios