El abogado de defensor del intendente Gustavo Melella, Francisco Ibarra, confirmó que la Justicia desestimó la denuncia realizada por Walter Benítez por supuesto abuso, presentada el año pasado. "Los hechos presentados en un escrito que le habían preparado no pudieron ser confirmados", dijo.


En declaraciones a Radio Provincia, Ibarra explicó que “el Juez rechazó el requerimiento del fiscal y el propio fiscal aceptó esta medida, luego que el denunciante no pudiera acreditar en su declaración testimonial los hechos que presentó en el escrito inicial”.

“Los hechos presentados en un escrito que le habían preparado no pudieron ser confirmados ni en la declaración testimonial, plagada de contradicciones, ni en el teléfono celular del denunciante en el cual no se encontró ninguna clase de conversación de estas características. El mismo día, el propio fiscal consiente el rechazo porque entiende también que no existe ningún delito. Benítez no pudo reconocer ninguno de los hechos que habían sido presentados en el escrito que él no confeccionó, sino que sólo firmó”, detalló el abogado.

Asimismo, Ibarra informó que “hemos pedido con carácter de urgente se tome la declaración testimonial a los otros tres denunciantes tal como lo marca el código para casos de delitos contra la integridad sexual”.

“Se trata de un procedimiento del que participan los abogados, el juez y el fiscal, quienes pueden hacer preguntas. La querella hasta el momento se ha opuesto a que sus propios representados den este testimonio presentando un recurso que fue rechazado en dos instancias. Ahora estoy presentado el escrito para que se lleven adelante cuanto antes estas declaraciones”, explicó.

Por otro lado, Ibarra resaltó que “la denuncia de Benitez está totalmente armada y estoy pidiendo una causa por falso testimonio. Con respecto al resto de las personas estamos en la misma situación. Estoy esperando además el informe del IPV respecto de la casa entregada al testigo Hugo Moya por parte del Secretario de Seguridad Eposto. Entiendo que estamos ante la figura de peculado y un delito de cohecho por beneficiar a alguien para que intervenga como testigo en una causa. Todo ha sido armado con un fin claro, perjudicar la imagen de una persona”.

“El Secretario de Seguridad admitió públicamente que él le entrego las llaves de la casa a Moya” recordó Ibarra y destacó que “ese mismo día, Moya se presentó ante la Fiscalía Mayor pidiendo ser testigo en la causa contra Melella. Esto es algo grosero”.

Finalmente, el abogado dijo que “estamos acreditando el beneficio a un testigo. Estamos acreditando que los audios no han sido remitidos ni recepcionados por las supuestas víctimas. Ya se desestimó lo de Benitez y lo mismo va a ocurrir con el resto. Están en el expediente los viajes, los autos y las casas que de repente personas que decían estar sin trabajo han conseguido. Por eso es tan importante la declaración testimonial de estas personas para terminar de demostrar que se trata de una maniobra armada”.

Comentarios